Putin niega represalias ante sanciones de EU

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, dijo que no expulsará a nadie en represalia por la decisión de Washington de echar a 35 supuestos espías rusos e imponer sanciones contra dos agencias de inteligencia que considera implicadas en los ciberataques durante la elección presidencial de 2016.

Con anterioridad, el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, propuso a Putin expulsar a 35 diplomáticos estadounidenses en respuesta a las medidas adoptadas por el presidente saliente Barack Obama; sin embargo, Putin afirmó que esperará a las acciones del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, que asumirá el cargo el 20 de enero, antes de decidir los siguientes pasos en las relaciones entre los dos países.

"No expulsaremos a nadie. Aunque nos reservamos el derecho a adoptar medidas de represalia, no descenderemos al nivel de una diplomacia de 'cocina' irresponsable", dijo Putin en un comunicado.

Incluso, anunció que "invito a todos los niños de los diplomáticos estadounidenses acreditados en Rusia a la fiesta de Año Nuevo y Navidad en el Kremlin".

Funcionarios rusos habían calificado las sanciones como el acto final de un "pato cojo", en relación a su condición de presidente saliente y su menor influencia, e insinuaron que Trump podría revertirlas cuando llegue a la Casa Blanca.

"Los próximos pasos hacia la restauración de las relaciones rusoestadounidenses se construirán sobre la base de la política que lleve a cabo el gobierno del presidente D. Trump", dijo el mandatario.