EI se adjudica ataque a discoteca en Estambul

El grupo extremista Estado Islámico (EI) se atribuyó la autoría de una balacera en un club nocturno de Estambul en Año Nuevo, misma que causó 39 muertos y decenas de heridos. El ataque fue perpetrado por un "heroico soldado del califato que atacó el club nocturno más famoso donde cristianos celebraban su fiesta pagana", comentó una agencia de noticias.

El hombre disparó con un rifle automático "en venganza por la religión de Dios y en respuesta a las órdenes" del líder del grupo, Abu Bakr al-Baghdadi. EI describió a Turquía como "el siervo de la cruz" y sugirió que el ataque fue una represalia por las acciones del ejército turco contra posiciones del grupo en Siria e Irak.

"Hicimos saber a la infiel Turquía que la sangre de los musulmanes que está siendo derramada en sus ataques aéreos y bombardeos de artillería se convertirá e fuego en sus territorios", señaló un comunicado.

El atacante asesinó a un policía y a otro hombre en el exterior del club Reina en las primeras horas de 2017 antes de disparar con un rifle automático a las 600 personas que se estima celebraban la llegada del nuevo año en el interior.

Al menos 38 fallecidos ya fueron identificados, mientras que 11 de los muertos eran ciudadanos turcos, 7 eran de Arabia Saudí, tres de Líbano y otras tantas de Irak. En la lista de fallecidos había 2 ciudadanos de Túnez, India, Marruecos y Jordania y uno de Kuwait, Canadá, Israel, Siria y Rusia.

El primer ministro turco, Binali Yildirim, dijo que el atacante dejó el arma en el club nocturno y escapó "aprovechando el caos" que creó. Algunos clientes de la discoteca se habrían lanzado a las aguas del río Bósforo para escapar del ataque.