"Yes we can. Yes we did": Obama se despide de EU

Barack Obama ofreció su último discurso antes de dejar el cargo como presidente de Estados Unidos. Chicaho fue el escenario donde, ante más de 18 mil personas, brindó una breve reflexión sobre su mandato y los problemas que todavía enfrenta la nación norteamericana; sus palabras tuvieron el propósito de reconfortar y animar a la nación ante la entrada de Donald Trump.

"Sí, nuestro progreso ha sido desigual. El trabajo de la democracia siempre ha sido duro, polémico y en ocasiones sangriento. Por cada dos pasos hacia adelante, a menudo parece que damos uno hacia atrás".

En algunos momentos de su discurso, Obama se secaba las lágrimas con un pañuelo, pues además de estar frente a los ciudadanos que lo apoyaron durante su mandato, también se encontraban su esposa y sus dos hijas. La primera dama fue la más ovacionada, pues le agradeció haber asumido su papel con "gracia, valor, estilo y buen humor", haciendo de la Casa Blanca "un lugar que pertenece a todo el mundo".

La ansiedad se hizo presente en algunos algunos estadounidenses porque la esfera política se tambalea por nuevas relevaciones sobre un informe no confirmado que apunta que Rusia tiene información comprometida personal y financiera sobre Trump.

Al hablar sobre el tema del cambio de presidencia, la multitud comenzó a abuchear al magnate. Obama, tranquilamente, respondió: "No, no, no, no, no. Una de las grandes fortalezas de la nación es la transferencia pacífica del poder de un presidente al siguiente". Cuando las miles de personas en el lugar coreaban "¡Otros cuatro años!", él simplemente sonrió y dijo: "No puedo hacer eso".

La llegada de Trump, un mensaje de unidad

En reflexiones sobre la corrosiva campaña política recién finalizada, Obama dijo que el enorme potencial del país "sólo se desarrollará si nuestra democracia funciona. Sólo si todos nosotros, sin importar nuestra filiación partidista o interés particular, ayudamos a restaurar el sentido de propósito común que tanto necesitamos ahora".

Obama no parece muy conforme con el próximo mandato, pues rechazó el sentimiento aislacionista inherente a las políticas comerciales de Trump, denunció la discriminación contra los musulmanes estadounidenses y lamentó el cuestionamiento sobre el cambio climático. Además advirtió sobre la perniciosa amenaza que suponen para la democracia del país las falsas "noticias" y una creciente tendencia de la población a escuchar solo la información que confirma las cosas en las que ya creen.

Salgan de sus "burbujas", dijo el político que planteó un mensaje de unidad, desafianzado la división entre estados demócratas y republicanos. Obama revivió también el llamado al activismo que marcó su primera campaña presidencial, pidiendo a los estadounidenses que sigan comprometidos con la política.

El todavía presidente pidió empatía para los problemas de todos los estadounidenses y cerró su discurso recordando su cántico de campaña: "Yes we can. Yes we did".