Noruega se convierte en el país más feliz del mundo

Noruega se encumbró en lo más alto del World Happiness Report 2017 a pesar de la caída del precio del petróleo, una pieza clave en su economía. La renta media de los estadounidenses se incrementó en la última década, pero su felicidad va en descenso.

"Los aspectos humanos son los que importan. Si la riqueza hace más difícil tener relaciones frecuentes y de confianza con otras personas, ¿merece la pena?", preguntó John Helliwell, el principal autor del reporte y economista en la University of British Columbia de Canadá.

De los 50 países más felices del mundo, 13 están en América Central y Sudamérica. Entre Costa Rica (12) y Belice (50), se ubican Chile (20), Brasil (22), Argentina (24), México (25), Uruguay (28), Guatemala (29), Panamá (30), Colombia (36), Nicaragua (43), Ecuador (44) y El Salvador (45). Haití es el peor clasificado de la región, en el puesto 145.

Noruega pasó del cuarto al primer puesto de la lista en base a baremos que combinan datos económicos, de salud y encuestas, recopilados por economistas y de los que se elabora el promedio de los tres últimos años, en este caso entre 2014 y 2016. Noruega superó a su vecino Dinamarca, que bajó una posición hasta la segunda plaza. Islandia, Suiza y Finlandia completan el quinteto de cabeza.

"Bien por ellos. No creo que Dinamarca tenga el monopolio de la felicidad", señaló Meik Wiking, director ejecutivo del Happiness Research Institute en Copenhague, que no formó parte del estudio científico global del que se extrae el ranking.

República Centroafricana cayó al último puesto en la lista, al igual que con Burundi, Tanzania, Siria y Ruanda.

El reporte considera 155 países. Los economistas iniciaron la clasificación en 2012, pero usan datos anteriores para evaluar las tendencias.

La lista se basa en el producto interno bruto per cápita, la esperanza de vida y cuatro factores de encuestas globales. En estas, los participantes responden calificando del 1 al 10 el apoyo social que reciben si algo va mal, su libertad para poder elegir sobre su vida, su sensación de corrupción en la sociedad y cómo de generosos se consideran.

Aunque la mayoría de los países son más felices o lo intentan, en Estados Unidos esta percepción bajó un 5% en la última década. Venezuela (puesto 82) y República Centroafricana son las naciones que más cayeron en los últimos diez años mientras que Nicaragua (43) y Letonia son las que más crecieron.