CDMX necesita 8,000 mdp para reparar tuberías de agua

La Ciudad de México requiere de una inversión de al menos 8,000 millones de pesos para reparar y reemplazar las tuberías de agua a fin de reducir las fugas, pues de no tomar medidas adecuadas, en 40 o 50 años se agotará el líquido, señaló la diputada Eva Lescas Hernández.

La legisladora local del Partido Verde Ecologista de México, agregó que otra de las cosas que ha colapsado a la capital del país son las miles de cuentas sin pagar, además de que la estructura jurídica con la que cuenta el Sistema de Aguas de la Ciudad de México le impide ser responsable de sus recursos, los cuales administra la Secretaría de Finanzas.

Lo anterior, añadió, imposibilita a la institución modificar el costo o el precio del servicio, y quienes no pagan se valen de políticas de condonación que no se aplican en todas las delegaciones.

En el marco del Día Mundial del Agua, Lescas Hernández recordó que el agua es un tema de seguridad nacional, pero no se ha logrado darle la prioridad que requiere y en varios estados existen problemas de infraestructura hidráulica dañada que necesita fuertes inversiones.

“El acuífero del Valle de México es uno de los más sobreexplotados, su recarga es de 23 metros cúbicos por segundo, pero su explotación es de 24 metros cúbicos por segundo, por lo que la sobreexplotación es de 100 por ciento”, detalló.

La sobreexplotación del caudal de la Ciudad de México, más la sobreexplotación de los pozos existe, y lo peor es que la cantidad de agua que se dispone para cada habitante es superior, incluso, a la que recomienda la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La asambleísta explicó que perforar pozos de hasta dos mil metros de profundidad no necesariamente puede ser la salida para el abasto de agua en la ciudad.

Puede ser una salida inmediata, pero creo que “no es la solución al asunto de la sustentabilidad que estamos buscando, y menos aún cuando tenemos miles de fugas y el no pago por el consumo”.

Dentro de las soluciones que propuso Eva Lescas, sobresalen el uso racional de agua, incluyendo reducir el consumo de agua por persona, reciclar la de uso para agricultura e industria, así como aprovechar el agua residual.