¿Bueno?... Así ha sido la telefonía en México

En la actualidad miles de teléfonos suenan al mismo tiempo en todo el mundo, la comunicación ha llegado a los lugares más lejanos del globo terráqueo y México no tardó en incorporarse en el proceso; sin embargo, aún existen lugares que no cuentan con esta vía de comunicación.

El invento de Alexander Graham Bell y Watson llegó al país en 1878, época donde la modernidad comenzó a tocar territorio del tercer mundo. El primer enlace telefónico se efectuó en marzo de ese año entre las oficinas de correos de la Ciudad de México y su homóloga, en Tlalpan.

.

Después de este evento, el 16 de septiembre de 1878 fue instalada la primera línea telefónica entre el castillo de Chapultepec y el Palacio Nacional. Como consecuencia de ello en México surge una competencia por establecer el servicio telefónico, algunas concesiones fueron otorgadas a compañías establecida y particulares, pero la regulación aún estaba en proceso.

No obstante, debido a la trascendencia que tuvo una conferencia internacional vía telefónica efectuada en Matamoros, se consolidó la Compañía Telefónica Mexicana, conocida como “la Mexicana”, y la Empresa de teléfonos Ericsson (Mexeric).

.

Más tarde, la mexicana, propiedad del grupo corporativo Bell de origen estadounidense, recibió los derechos, concesiones y autorizaciones de servicios telefónicos el 18 de junio de 1884; y para 1903 celebró un contrato con la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas. Por su parte, en 1905 Mexeric finalmente adquirió una concesión.

En ese sentido, la Mexicana y Mexeric tenían un contrato con el gobierno mexicano el cual señalaba que no se otorgaba exclusividad o monopolio alguno a las partes. Las redes no estaban interconectadas, por lo que los suscriptores de una empresa no podían comunicarse con los de la otra.

Caminando sobre la línea del tiempo, para 1947 estas dos empresas de telefonía que dominaban el país se fusionaron para convertirse en la única proveedora de servicios de teléfonos bajo el nombre de “Teléfonos Mexicanos (Telmex)”. En 1952 el gobierno otorgó facilidades para que empresarios mexicanos adquirieran la totalidad de las acciones de Telmex que estaban en poder de empresas extranjeras, con esta actividad se pudo regular el servicio.

.

¿Por qué decimos "Bueno"?
El uso de la palabra “bueno” se debe a que el sistema telefónico aún tenía algunas fallas y las llamadas no siempre se recibían, por lo que cuando la operadora contestaba “¿Bueno?”, cuestión para saber si la llamada se escuchaba y era de buena calidad. Al decir esto, quien efectuaba la llamada confirmaba el estado de esta contestando "Bueno".

.

Después de que el gobierno fue el accionista mayoritario de Telmex, en 1990 el presidente de México, Carlos Salinas de Gortari, decidió comenzar un proceso de privatización, otorgándole al consorcio creado por Carlos Slim, France Télécom y SBC Communications, junto con otros pequeños inversionistas la mayor parte de las acciones. Dicho consorcio se apoderó del 53% de la empresa y compró un restante dejando al resto del grupo con el 31% de las acciones.

Con los años, la innovación tecnología continúo trayendo nuevos servicios, como el de la telefonía celular y el internet. La empresa de servicios telefónicos que cubría absolutamente todo el país no tardó en brindar estos productos.

.

A principios de los años 80 decidió entrar al mercado de la telefonía móvil con la empresa Telcel, que estaba en segundo lugar en el mercado nacional, ya que Iusacell contaba con 3 millones de usuarios y él tenía menos de 1 millón. Para 1995, Iusacell decidió enfocarse en clientes de alto nivel con planes de renta mensual a precios elevados, lo que le permitió la compañía de Slim enfocarse al sector de menor ingreso y con mayor número de pobladores.

Más adelante, Telcel se separó de Telmex para convertirse en una empresa que ofreciera servicios independientes enfocados a la telefonía móvil. En esa misma línea de sucesos, en octubre del 2011, América Móvil, también controlada por el Grupo Carso, anunció un proceso de fusión con Telmex, la cual se concretó en agosto del 2012.

Referente a internet, Telmex comenzó a ser proveedor con marca Uninet, tiempo después cambió el nombre a "Internet Directo Personal de Telmex", y para 1996 compró a IBM y Sears el proveedor de Internet Prodigy Communications, con lo que introdujo a México la marca Prodigy Internet. Al llegar a 2009 Teléfonos de México comenzó a unificar su servicio de Internet a través de la marca Infinitum.

Finalmente, y a pesar de que aún controla más del 80% del sector de telefonía en México, Teléfonos de México recibió un golpe cuando el gobierno del presidente Felipe Calderón dio luz verde a licitaciones de bandas para la transmisión de datos de voz y video en el país. Esto se tradujo en que la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) puede abrir una nueva red de fibra óptica que facilitó la entrada de un nuevo jugador en el mercado celular y la ampliación de servicios.