Estos son los mejores tips para un lunch ideal

Se acerca el regreso a clases y con él llega una de las principales preocupaciones de las madres: la lonchera de los hijos. El poco tiempo que pasan los padres en casa y los altos índices de obesidad infantil en México obligan a darle un toque especial, a fin de que los niños y adolescentes no sean víctimas de los malos hábitos y la improvisación.

Las loncheras ideales y nutritivas para tus hijos deben contener al menos tres de los seis grupos de la pirámide alimentaria: granos y cereales; verduras; frutas; carnes y frijoles; grasas y aceites; leche y lácteos. No olvides que las cantidades deben ser adecuadas a la edad, talla y peso.

Recuerda que la lonchera es un refuerzo hasta la comida, así que muchos nutriólogos recomiendan que no supere el 10% de la cantidad de calorías diarias. Por esta razón te presentamos algunas recomendaciones para llevar mejor comida en este regreso a clases.

Para los peques, sorpresas y alimentos prácticos

La variedad y el contraste de colores es indispensable, así como las sorpresas divertidas. Sándwiches cortados en forma de animales con pollo en tiritas, pequeños envases con frutas y, ¿por qué no?, un huevo hervido, no pueden faltar en las loncheras.

Para complementar con lácteos puedes incluir un yogurt griego acompañado de trozos de almendra, chocolate, galleta, pretzels, granola, entre otros. A los pequeños les gustan las comidas sencillas y prácticas.

Para niños “grandes”, negociar y hacerlos independientes

Aunque en esta etapa muchos niños ya dicen lo que quieren llevar, los padres todavía tienen la última palabra. Frutas completas, tortas con queso, jamón de pavo, lechuga y tomate, galletas de avena, y combinaciones de frutos secos no salados cubrirán la cuota requerida de nutrientes de un lunch.

Los lácteos son una buena opción para hacer dips que acompañen las galletas o incluso para sustituir la mayonesa en las tortas o sándwiches.

Para los adolescentes, el ejemplo de los padres y la despensa llena

Es muy probable que en la adolescencia los hijos comiencen a elegir qué llevar de lunch, así que lo importante es tener una despensa saludable y surtida. Si tu hijo creció viéndote comer bien, es probable que en esta etapa te sientas orgullosa de sus decisiones.

Como ya están más grandes incluso puedes enviarles platillos para colaciones más sustanciosas donde sustituyas las cremas, la mayonesa y la mantequilla con yogurt. En la adolescencia ya no los puedes obligar, pero sí confiar en que tienen buen gusto y solo necesitan las mejores opciones.