Senadores "rebeldes" del PAN afrontarán "consecuencias"

Encabezados por Ernesto Cordero, los cinco senadores del PAN que se rebelaron a las instrucciones de la dirigencia de su partido en cuanto a la elección de la Mesa Directiva del senado de la República, advirtieron que desconocerán una expulsión que provenga de los órganos que operan "a modo del autócrata" Ricardo Anaya, de quien pidieron su salida como líder del blanquiazul.

En una carta pública, los senadores Ernesto Cordero, Roberto Gil Zuarth, Jorge Luis Lavalle, Javier Lozano y Salvador Vega Casillas exigieron un proceso justo, público e imparcial y adelantaron que acudirán al Tribunal Electoral de ser necesario.

Acusaron que Ricardo Anaya es el responsable de la crisis en el Congreso y de que no haya presidencia en la Cámara de Diputados.

La mayoría de los senadores panistas rechazaron haber aceptado la presidencia del Senado en la figura del exsecretario de Hacienda como una transacción o acuerdo para aprobar el "pase directo" del procurador Raúl Cervantes a la Fiscalía General de la República.

"Vivimos la mayor crisis interna en la historia reciente del partido y sólo hay un responsable: Ricardo Anaya. Por eso exigimos que se separe inmediatamente del partido, antes de que sea demasiado tarde.

"Enfrentaremos el proceso de expulsión con dignidad y hasta las últimas consecuencias. Exigimos un juicio justo, público, imparcial, en el que se respeten nuestras garantías y derechos", aseguran en la misiva.