Ella es Yona, la rescatista de cuatro patas

Rodrigo Estrella y Yona, una perra cruza de labrador con golden retriever, dieron aviso de la existencia de personas atrapadas entre los escombros de la calle de Amsterdam, en la colonia Condesa.

Rodrigo detalló que Yona, su binomio canino, detectó cuatro personas, dos de ellas con vida, el dia 19 y ayer detectó a una más de la cual no se sabe si está con vida.

Es la primera vez que Yona, de dos años y medio, colabora en un rescate real, sin embargo ha hecho un trabajo excepcional en la detección de seres humanos.

De lo que se trata, dijo es de la confianza entre el perro y el humano, Yona pertenece a una escuela de entrenamiento de perros de servicio y rescate.

“Habemos personas independientes que ahora estamos demostrando lo que hemos logrado hacer, que es darle los resultados a la ciudadanía para el rescate de las personas”.

Estrella explicó que la preparación de animales de rescate inicia desde que son cachorros e intervienen factores como el temperamento de los canes, ahí es donde se determina si el perro es apto.

Los perros pueden servir no solo como perros de rescate, sino también de servicio, guarda y protección o asistencia, son diferentes labores las que pueden realizar.

Además del temperamento, se considera que los perros de rescate sean valientes debido a que en situaciones de desastre ellos son los que logran detectar mediante el olfato la existencia de personas afectadas y para ello, muchas veces requieren ingresar a lugares peligrosos.

Luego de pruebas de aptitud, los canes reciben durante seis meses un entrenamiento básico de obediencia para luego recibir una capacitación más específica que tiene una duración de al menos ocho meses.

En este último, se les enseña a identificar a las personas y determinar su estado para luego comunicarlo a su binomio.

“Es una labor constante, Yona tiene dos años y medio pero ellos se retiran entre los siete y los ocho años, como su papá que detectó a una persona con vida y dio señales de otras dos, en las calles de Álvaro Obregón, fue un día complicado”.

Conde, el papá de Yona, trabajó el martes y detectó a una personas rescatada y detectó a otras dos más, luego de eso acabó muy lastimado.

Yona, llegó este miércoles a las 11 de la mañana y a las cinco de la tarde se fue a descansar para volver trabajar por la noche. Además de rescatar humanos también lograron detectar tres gatos y un perro.

Yona es un binomio para humanos, pero también sabe detectar vida animal, y aun cuando la prioridad es el rescate de vidas humanas también lograron ayudar a vidas de cuatro patas.