Al menos 50 muertos en "la peor matanza en EU"

Un pistolero ubicado en el piso 32 de un casino del Strip de Las Vegas abrió fuego contra un festival de música al aire libre, matando a 50 personas mientras decenas de asistentes huyeron.

Para las autoridades estadounidenses, esta es la peor matanza a tiros en la historia moderna del país. Al menos unas 400 personas fueron hospitalizadas.

Agentes SWAT usaron explosivos para entrar en la habitación de hotel del atacante y encontraron que se había suicidado. Al lado de su cuerpo había gran cantidad de armas de fuego.

No se sabe el motivo del atacante, quien fue identificado como Stephen Paddock, de 64 años. El Departamento de Seguridad Nacional dijo que “no hay una amenaza creíble específica” contra otras localidades.

La estrella de la música country Jason Aldean estaba sobre el escenario del Route 91 Harvest Festival el domingo por la noche cuando comenzó la balacera.

Además de Paddock, la policía ubicó a la mujer que al parecer compartía la habitación con él, identificada como Marilou Danley.

Crónica del asesinato

Los asistentes al concierto dijeron que escucharon disparos de un arma automática. Kodiak Yazzie, de 36 años, contó que estaba viendo la actuación de Jason Aldean con su novia cuando escuchó un sonido similar al de los fuegos artificiales. La música se detuvo momentáneamente y volvió a comenzar antes de que una nueva ronda de sonidos hizo que los cantantes se pusieran a cubierto y huyeran del escenario.

Monique Dumas, de Canadá, dijo que estaba a seis filas del escenario cuando comenzaron los disparos. Al principio, pensó que alguna botella se había roto, y luego pensó que se trató de fuegos artificiales. Dijo que al salir, parecía “un caos organizado, tardó como cuatro o cinco minutos y todo ese tiempo había disparos”.

Jose Baggett, un residente en Las Vegas de 31 años, dijo que estaba en la entrada del hotel-casino Luxor con un amigo cuando la gente comenzó a correr. Vio a gente llorando y cuando se alejaron de la zona se toparon con controles policiales en los que los agentes iban armados con escopetas y rifles de asalto.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, dijo que el presidente Donald Trump ha sido informado de la horrible tragedia en Las Vegas. En un tuit, el mandatario dijo: “extiendo mis más sinceras condolencias a las víctimas y familias de la terrible balacera en Las Vegas. ¡Que Dios los bendiga!”