Ser voluntario y rescatista, desde joven y de corazón

TEXTO y FOTOS: DIEGO REYES ISLAS y EDUARDO DE LA JARA

Entre los héroes que arriesgaron su propia vida el 19 de septiembre en México durante el terremoto, nos encontramos la figura de los Topos, a quienes todos apreciamos por su espíritu altruista y voluntario entre los equipos de rescate, su presencia en una zona afectada por un desastre representa una gran esperanza para salvar vidas desde el terremoto de 1985; cuando iniciaron como un grupo de brigadistas voluntarios que salvaron muchas vidas y desde entonces se han hecho muy populares a nivel internacional.

TOPO

Ellos llegan sin herramientas, como héroes de la mitología griega que ofrecen sus vidas para entrar en laberintos con un coraje y determinación pura, desafiando la muerte para salvar otras vidas. Rafael Rocha Morales siempre está listo para esta posibilidad, sin sentirse un héroe, ya que para él esta capacidad inmediata para ayudar a la gente durante las dificultades nació desde muy joven cuando estudió medicina.

TOPO

Rafael inició sus labores con grupo de rescatistas voluntarios tras el terremoto en la ciudad de México en 1985, con quienes más adelante conforma una brigada de rescate. Al descubrir su pasión por ayudar, fueron preparándose con distintos cursos de brigadistas nacionales e internacionales, para luego fundar el grupo Topos Azteca como una asociación civil sin fines de lucro que participa en labores de rescate de manera altruista en sitios donde ocurren desastres y son capaces de escabullirse entre la avalancha de escombros para salvar vidas.

Rafael ha colaborado en diversos sucesos y rescates importantes junto al grupo Topos Azteca, tanto nacionales e internacionales como el ataque a las Torres Gemelas, en terremotos como el de Haití, Japón o Venezuela, entre otros. Y ciertamente no les gusta ser estrellas, ya que Rafael dice que es un humilde desafío tomado únicamente con el corazón y con la esperanza de salvar una vida.

TOPO

“Somos un grupo de voluntarios que prestamos servicio de rescate, apoyo y asistencia que da respuesta inmediata a las emergencias durante desastres, no lo pensamos dos veces, respondemos inmediatamente para ayudar en las dificultades. Salvar vidas es algo que da sentido a nuestras vidas y lo hacemos de forma voluntaria”.

TOPO

“Durante el sismo, sin estar uniformado vi como se colapsaba un edificio y de inmediato con el apoyo de la gente, rescatamos con vida a una señora. Ella tenía aproximadamente 100 kilos de escombro sobre su cuerpo. Logré liberarla de los escombros y procedimos a bajarla en una camilla.”

“A pesar de los kilos de escombro que cayeron sobre su cuerpo, afortunadamente sólo tuvo fractura de clavícula. Después continué revisando la zona, subí a través de los escombros y en la parte posterior encontré a una mujer de la tercera edad. Un compañero bombero se aproximó al rescate y juntos la liberamos de entre los escombros. Al concluir este rescate, me informaron del colapso de la Escuela Rébsamen y acudí apresuradamente para ofrecer mi ayuda. La labor se llevó a cabo por más de 50 horas, donde el día y la noche no existían, simplemente el coraje y la esperanza de rescatar a los niños con vida”.

Recuperar vivas a las personas es un fuerte sentimiento para todos, no sería exagerado pensar que es un milagro encontrarlas con vida debajo de un edificio derrumbado y parcialmente protegidos por un mueble, en realidad los Topos son rescatistas que entran con coraje en medio de los escombros con un solo fin, liberar a las personas con vida, por eso no nos queda más que nombrarlos héroes durante estos trágicos desastres naturales

TOPO