14 ingredientes que no deben faltar en tu ofrenda

El Día de Muertos es una celebridad que a los mexicanos no se nos puede pasar. La costumbre nace de la cultura prehispánica en Mesoamérica. Durante los tiempos de los aztecas, mayas, totonacas, nahuas y purepechas, se llevaban a cabo ofrendas y rituales en honor a los ancestros.

Fue asi que con la llegada de los españoles que el ritual se transformó en la tradición que hoy conocemos como el Día de Muertos. Y en esta costumbre, los altares para nuestros muertos se vuelen en el elemento más importante de esta celebración.

Consistte en instalar altares domésticos, rindiendo honor y recordando a nuestros seres queridos. Según la tradición, los niveles que debe tener un altar pueden variar.

Dos niveles representa el cielo y la tierra, mientras que tres niveles representa el cielo, la tierra y el inframundo. Si es de 7, represennta los diferentes niveles por los que pasa el alma para poder arribar al descanso espiritual.

1. Pan de muertos

.

Pan redondito y azucarado para endulzar la ofrenda, típico de esta temporada y favorito de vivos y muertos.


2. Cruz de sal en el piso

.

También se utilizan cruces de flores o de velas, este elemento representa el ciclo natural y a los cuatro puntos cardinales.


3. Juguetes

.

Para que nuestros difuntitos niños recuerden sus travesuras y jueguen como cuando eran vivos, también se les puede poner galletitas y dulces.

4. Objetos personales

.

Cositas que fueron amadas por el difunto, su herramienta de trabajo, una foto en la que se vean muy guapos y elementos que les dará gusto ver en su regreso a la tierra.


5. Vaso con agua

.

Simboliza purificación y fuente de vida. Calma la sed de las ánimas después de un largo camino.

6. Frutas

.

Mandarinas, jícamas y naranjas para nutrir a nuestros difuntitos.


7. Calaveritas de azúcar

.

Una por cada alma que estemos conmemorando con su nombre escrito en la frente.


8. Comida típica

.

Unos tamalitos de frijol tierno o un delicioso pollo para alegrar el alma.


9. Velas

.

Representa luz, fe y esperanza. En cada ofrenda hay por lo menos dos velas grandes o veladoras blancas, aunque también se utilizan de color negro, amarillo y rojo, para representar a los puntos cardinales.


10. Plato con sal

.

Para purificar el alma y que no se corrompa en su visita a la tierra.


11. Flores

.

Simboliza fragancia de ternura, mientras más coloridas mejor, serán el camino del olor y color que ayudarán a las ánimas a no perderse en su trayecto.


12. Copal

.

Equivale a alejar a los malos espiritus, según las tradiciones.


13. Petate

.

Simboliza la cama, la mesa o la mortaja, donde según la tradición, el difunto puede estar un momento.


14. Fotografía

.

Es decir, el retrato de quien esperamos como visita a los de la casa, junyo con una cruz de ceniza, si es chica simboliza a las ánimas del purgatorio, pero si es grande representa que es una herramienta para expiar las culpas pendientes.

Dentro del mestizaje de la llegada de los españoles, se encontraron las costumbres y el culto de respeto a los muertos, asimismo, se incorpora el periodo de las celebraciones con días dedicados a los difuntos, así como el 28 de octubre está dedicado a los asesinados y accidentados; el 29 de octubre, a los ahogados; 30 de octubre para las mujeres muertas en el parto; 31 de octubre para los niños y adolescentes que han muerto; 1 de noviembre, la celebración de todos los Santos y el 2 de noviembre el día dedicado a todos los Fieles Difuntos