¿Habrá una feliz Navidad en Corea del Norte?

Luego de que en 2016, Kim Jong-un, mandatario de Corea del Norte prohibió la Navidad, este año decidió ir más lejos. Resulta que los habitantes no podrán consumir bebidas alcohólicas o cantar.

A pesar de que el artículo 68 de la constitución de la República Popular Democrática de Corea establece la libertad de religión, la realidad es otra. Al menos unos 300 mil cristianaos del país tienen que practicar sus creencias en secreto.

Corea del Norte está compuesto por una mayoría no creyente, aunque otro tanto practica el budismo, confucianismo, chamanismo coreano y el sincrético chondoísmo.

De acuerdo con la Oficina Nacional de Inteligencia de Corea del Sur, dicha medida corresponde a un plan de austeridad que permite al gobierno norcoreano el control de las dificultades económicas de su población.

De hecho, la prohibición del alcohol ya se había impuesto para mitigar los efectos de las sanciones internacionales que se le aplicaron a Pionyang.