Trump, el peor presidente en política exterior en EU

Donald Trump es sin duda el peor presidente de política exterior en la historia de Estados Unidos, afirmó hoy el diario Los Angeles Times.

“Aunque Trump es único en su clase cuando se trata de avaricia, ausencia de valores e incapacidad para el cargo, la 'abdicación' de Estados Unidos de su papel de liderazgo mundial ha tardado en llegar”, anotó el periódico en una editorial de este miércoles.

“Hemos pasado de la extralimitación a la inercia, a la incompetencia, y hemos dañado nuestra posición en cada paso”, añade la editorial. “En parte se debe a que los americanos parecen pensar que podemos elegir presidentes con muy poca experiencia en política exterior.”

“Actuamos como si el liderazgo mundial de Estados Unidos fuera un derecho otorgado por Dios en lugar de algo que debe ganarse. La mayoría de los americanos piensa erróneamente que el resto del mundo les importa poco”, añadió.

A diferencia de la generación que durante la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría vio el liderazgo de la política exterior y el sistema internacional como esencial para la paz y la forma de vida americana, los "’baby boomers’ "han sido complacientes, distraídos e ineficaces."

Trump es sin duda el peor presidente de política exterior en la historia de EU. Pero nuestros problemas internacionales no están sólo sobre él, están sobre nosotros. La única esperanza para arreglar las cosas requiere un despertar nacional”, recomendó el diario.

En el despacho se hace un recuento de los últimos deslices del mandatario estadunidense. “Cuando Irán estalló en agitación la semana pasada, el presidente Trump ofreció una expresión rápida y constructiva de apoyo a los manifestantes". Pero luego casi tan rápido, el equipo de política exterior de la administración se reagrupó y torpedeó el logro. En un día, los tuits de Trump sobre Irán se referían amenazadoramente al "vasto poder militar de Estados Unidos".

Y luego afirmaban que las protestas del pueblo iraní eran un fenómeno nuevo entre una ciudadanía "finalmente sabia". El presidente criticó a Teherán por reprimir la libertad de expresión y luego socavar su credibilidad al convocar al FBI para encarcelar a sus oponentes políticos y atacar a la prensa libre en Estados Unidos.

A nivel regional, el presidente sigue disparándose en el pie: testigo del ataque verbal impertinente e inoportuno del fin de semana en Pakistán, su apoyo ciego a la derecha israelí, y su fracaso para ver que sus políticas están reforzando el régimen iraní en Siria, Irak y otros lugares.