Esto debes saber sobre el uso de grúas en la CDMX

Que la grúa se lleve el carro ya es una preocupación menos para los automovilistas citadinos, pues desde hace ya dos semanas, el único castigo que recibirán aquellos que se estacionen en lugares prohibidos serán sanciones económicas y administrativas.

Esta supresión surgió de las modificaciones que el gobierno de la Ciudad de México realizó al Reglamento de Tránsito en las que mantienen las multas económicas y penalizaciones en la licencia de conducir.

La autoridad local determinó que sólo se usará la grúa en los siguientes casos: conductores que circulen sobre los carriles exclusivos para el transporte público en el sentido de la vía o en contraflujo, o no conduzcan con los faros delanteros encendidos y una señal luminosa de color ámbar cuando es lo debido.

En la Gaceta Oficial se detalla que serán sancionados con una multa de 40 a 60 veces la Unidad de Cuenta de la Ciudad de México (75.49 pesos) vigente en los casos infractores, en donde también se incluyen a quienes cambien de cuerpo de circulación en la misma vía cuando existan señalamientos restrictivos que prohíban estos movimientos.

De esta forma, una grúa no podrá llevarse un auto estacionado sobre vías peatonales y primarias, en el costado izquierdo de la vía cuando existan camellones centrales, laterales o islas, o en los carriles exclusivos, confinados y/o prioritarios de transporte público.

Tampoco aplicará el arrastre cuando la unidad esté estacionada en áreas de circulación, accesos y salidas de estaciones y terminales del transporte público colectivo, sitios de taxi, así como en zonas de ascenso y descenso de pasaje de transporte público.

Esta misma regla aplicará para vehículos detenidos frente a bancos, hidrantes para uso de los bomberos; entradas y salidas de vehículos de emergencia, de estacionamientos públicos y gasolineras, rampas o escuelas, en doble fila o en batería.

Tampoco se hará uso de grúa para los vehículos de transporte público, escolar y de personal que carguen combustible con pasajeros a bordo o lleven vidrios polarizados, obscurecidos o con aditamentos u objetos distintos a las calcomanías reglamentarias.

Aun con estas nuevas condiciones se mantienen las infracciones, que van de una multa de cinco a 30 veces la Unidad de Cuenta de la Ciudad de México, a la penalización en licencia de conducir de uno a seis puntos.