California, demandado por bloqueo antiinmigración

El Departamento de Justicia de Estados Unidos demandó hoy a California y a dos altos funcionarios del estado, a quienes acusó de interferir en los esfuerzos federales de inmigración, reportaron autoridades judiciales.

La demanda, presentada este martes ante la corte federal americana en Sacramento, capital de California, aduce que los acusados aprobaron e hicieron cumplir leyes estatales que dificultan las operaciones del gobierno de Estados Unidos contra las personas indocumentadas.

La demanda señala que la Constitución otorga al gobierno de Estados Unidos autoridad sobre inmigración, y acusa a California de bloquear los esfuerzos del Departamento de Seguridad Nacional e imponer "obligaciones inadmisibles" al gobierno federal.

El caso representa una escalada en la batalla entre el gobierno del presidente Donald Trump y California, cuyo gobernador demócrata, Jerry Brown, y el fiscal general, Xavier Becerra, se oponen a la política migratoria de la Casa Blanca.

En 2017, California aprobó tres leyes relacionadas con la inmigración, la primera de las cuales prohíbe a empleadores privados cooperar con la autoridad federal de migración, y exige que las empresas notifiquen a los trabajadores antes de una redada federal.

Una segunda ley restringe la aplicación de la ley estatal y local de compartir información con la autoridad federal sobre las fechas de liberación de personas indocumentadas bajo custodia, y prohíbe la transferencia de estos a la custodia federal.

La tercera ley prevé inspecciones estatales en los centros de detención que mantienen a los no ciudadanos bajo custodia federal.

Los abogados federales citaron una disputa de 2012, en la cual el gobierno de Barack Obama demandó a Arizona por una ley antiinmigrante, algunas de cuyas disposiciones fueron "anuladas" bajo la Cláusula de Supremacía de la Constitución federal en materia migratoria.

El fiscal general Jeff Sessions y el fiscal californiano Becerra hablan el miércoles ante la Asociación de Funcionarios de Paz de California en Sacramento.

En su declaración, el gobernador Brown manifestó que "en un momento de agitación política sin precedentes, Jeff Sessions ha venido a California para dividir aún más y polarizar a Estados Unidos", y advirtió: "estas acrobacias políticas pueden ser la norma en Washington, pero no funcionan aquí."

El Departamento de Justicia afronta otras batallas judiciales con California y otras jurisdicciones por sus amenazas de negar recursos federales a las fuerzas del orden público si se niegan a compartir voluntariamente información con las autoridades de inmigración.