Pepsi y Coca-Cola dejan de distribuir por crímenes

Los habitantes de Ciudad Altamirano, Guerrero fueron privados de las bebidas de Pepsi y Coca-Cola, las cuales cerraron sus centros de distribución tras extorsiones del crimen organizado.

“Estas bebidas forman parte de nuestra dieta, la gente las toma en sus casas, así que imagina cuando las dos principales distribuidores en toda la región prácticamente se van,” dijo este miércoles el vocero de seguridad de Guerrero, Roberto Álvarez.

PepsiCo Mexico dijo en un comunicado: “nuestro grupo embotellador Gepp tomó la difícil decisión de suspender sus operaciones en Ciudad Altamirano pues las condiciones necesarias para distribuir sus productos no existen. PepsiCo respeta la decisión”.

Álvarez dijo que el gobierno todavía investiga exactamente por qué cerró la planta pero no descartan que “grupos criminales hayan estado presionando (a la compañía) para extorsionarlos.”

Esta fue aparentemente la razón por la que la planta de Coca-Cola de la ciudad cerró en Marzo. Coca-Cola FEMSA que en enero sus empleados del municipio “empezaron a recibir amenazas y ataques constantes del crimen organizado”.

“Cuando Coca-Cola cerró sus operaciones, la única compañía que quedó fue Pepsi, y obviamente se volvieron el blanco de los grupos criminales”, dijo Álvarez.

Dijo que hay una atmosfera de dolor y desesperación en la ciudad porque el cártel ha estado extorsionando a los negocios locales por años como una especie de “pago por protección”. Los pagos son más grandes para negocios más amplios.