No les fallaré: Andrés Manuel López Obrador

Enrique Miranda
Fotografía: Antonio Soto

Andrés Manuel López Obrador es ya presidente electo de los Estados Unidos Mexicanos.

En su discurso, el abanderado de la coalición Juntos haremos historia, agradeció a la sociedad, a la clase política y a los medios de comunicación, por el buen trato y correcto uso de la información durante su campaña.

“Llamo a todos los mexicanos a la reconciliación y a poner por encima de los intereses personales el interés superior, el interés general”, convocó.

Las palabras fueron ofrecidas tras el comunicado en el que el presidente consejero del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova, reconoció la ventaja irreversible en los cómputos de las preferencias electorales por la presidencia que proyectan a López Obrador como el ganador de los comicios.

AMLO aprovechó el mensaje a la nación para aclarar que en su administración no se dará una dictadura abierta o encubierta, que se respetará la libertad empresarial, de expresión, de asociación y de creencias religiosas, lo cual será parte del proyecto de gobierno que buscará establecer una auténtica democracia.

“No habrá ni confiscación ni expropiación de bienes”, citó, “existirán cambios profundos, pero con apego al orden establecido”.

El fundador de Movimiento Regeneración Nacional reveló que desde el primer día de su gobierno trabajará en un Plan de paz y reconciliación para México, y aseguró que su método de transformación consistirá en desterrar la corrupción de nuestro país, pues esta problemática es la causa de la desigualdad y la violencia.

Andrés Manuel se comprometió a que bajo ninguna circunstancia, se tolerarán actos de corrupción en su gobierno, incluso, si son parte de su equipo cercano.

El tabasqueño se despidió del auditorio al enunciar una frase típica en su historial político “por el bien de todos, primero los pobres”, y manifestó que quiere pasar a la historia como “un buen presidente de México”, concluyó.