México, un país deshidratado

Víctor Hugo Bolaños
Los Miserables

En México, la distribución geográfica del agua no coincide con la distribución su población. El volumen de agua renovable promedio en el país per cápita es de 4,028 metros cúbicos por habitante al año, existen diferencias sustanciales entre el sur y norte; áreas con escasez y regiones con inundaciones.

En la zona centro-norte se concentra 27% de la población, se genera 79% del PIB y se cuenta con sólo 32% del agua renovable; en el sur está 68% del agua, 23% de la población y se genera 21% del PIB. Señala un estudio del Consejo Consultivo del Agua.

Por su parte, 22.7% del agua superficial está contaminada, 33.2% es aceptable, 44.1% es buena, la cobertura nacional es de 91.6 por ciento. En zonas urbanas, 95.4%, rurales, 78.8%, debido a la dispersión de la población en condiciones fisiográficas complejas, dificultad técnica y/o financiera de desarrollar sistemas de agua potable, alcantarillado y tratamiento de aguas residuales.

La cobertura nacional de alcantarillado es de 90.2% en zonas urbanas y 96.4%, rurales; oficialmente 92% de la población tiene acceso al servicio público de agua potable, dicho porcentaje disminuye dramáticamente cuando se considera su calidad.

El 78% del agua se utiliza para fines agropecuarios que generan 62% de las aguas residuales, es virtualmente gratuita, no paga derechos, recibe un alto subsidio en el costo de la energía para los casos en los que se utilizan aguas subterráneas, de los 653 acuíferos, 106 se encuentran sobreexplotados, especialmente en zonas de interfase agrícola y urbana, lo que plantea un previsible de agotamiento y la contaminación, que significan problemas de salud pública.

La mayoría de los organismos operadores de sistemas de agua para servicio público son ineficientes y funcionan con criterios políticos y clientelares.
En las ciudades se desperdicia 40%, por fugas en las redes de distribución y tomas domiciliarias, sólo 47.5% de las aguas residuales colectadas recibe tratamiento, y un porcentaje mucho más bajo cumple con las normas de calidad.

La civilización inició junto a los ríos, los gobiernos del siglo XX la desperdiciaron y la partidizaron, es el peor servicio público que involucra a los 3 niveles, en los municipios es “caja chica” de alcaldes, en ciudades como Cuernavaca, la organización Morelos Rinde Cuentas, señala que el sistema operador podría funcionar con 30% del personal y por no pagar, la CFE corto el servicio en 50% de las bombas.

El 19 de septiembre, se fracturaron líneas de abastecimiento en la Ciudad de México (CDMX), las imágenes con pobladores desviando pipas advierten que la falta del vital líquido es un tema de seguridad pública y de seguridad nacional, sin agua no hay pacificación.