¿Cuánto invierten los mexicanos en estudios superiores?

8 de cada 10 estudiantes mexicanos ven en los estudios de nivel superior un retorno positivo en el futuro, por lo que llegan a invertir hasta 252,000 pesos al año, aseguró el director de Banca Patrimonial y Servicio a Clientes Privados de HSBC México, Mauricio del Pozzo.

Al dar a conocer el estudio global “El valor de la educación”, afirmó que el monto de inversión promedio universitario en el país es de los más bajos entre 15 economías del mundo, sólo por encima de India y Malasia.

En México, 169,538 pesos del total de inversión en educación universitaria son destinados a alimentos y comestibles, colegiaturas, hospedaje, cuentas o servicios y transporte, y un mínimo porcentaje representa el gasto de productos financieros, como tarjetas de crédito, préstamos personales o de pago de deuda educativa.

Según el ejercicio aplicado a 1,101 padres de familia y 100 estudiantes mexicanos, en México, 43% del gasto universitario es financiado por los padres, pues el 56% de los mismos dijo asumir algún tipo de deuda para dicho fin, mayor al 35% del promedio en su comparación global.

El directivo comentó que el déficit estimado de la inversión universitaria asciende a cerca de 149,958 pesos y es cubierto por subsidios o becas, préstamos, apoyo de otros miembros de la familia distintos a los padres y de ingresos laborales o de ahorros de los mismos universitarios.

9 de cada 10 de los estudiantes trabajan en empleos mientras estudian, y para la mayoría, 65% es por necesidad financiera”, aseveró. Y es que pese a la intención de ahorro que el 59% de los padres afirmó tener para este fin, sólo el 5% reconoció haber ahorrado realmente.

Al reconocer la baja proporción de cualquier tipo de ahorro para la educación universitaria en el país respecto otras economías, Del Pozzo Ezcurdia señaló que parte de ello se debe al desconocimiento de los padres del costo intrínseco del nivel educativo.

Además de infundir los buenos hábitos financieros, destacó que la adquisición de un seguro es una buena alternativa para las familias, pues el ahorro dependerá de la suma asegurada y de las necesidades propias que se busquen alcanzar con los recursos al vencimiento de la prima, como la educación universitaria.