¿Cómo apoyas a 150 millones de niños sin hogar?

Actualmente existen 150 millones de niños de la calle en el mundo, de acuerdo con fuentes de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Por otra parte, en la Ciudad de México no existe una cifra exacta que refleje la problemática en la que cientos de niños y jóvenes se hallan. Pero ¿Cómo apoyas a 150 millones de niños sin hogar?

La respuesta a una pregunta tan aterradora no es sencilla, pues una persona no puede alcanzar tal objetivo sola, se necesita de las pequeñas organizaciones, del apoyo de los gobiernos locales, estatales y nacionales, para después alcanzar un objetivo junto a organizaciones globales, que aunque sea mínimo, comparado con una cifra tan grande, alivie un poco el malestar que nos puede causar un dato como aquel.

Según los mismos datos de la ONU, estos niños viven esta complicada situación al ser desplazados de sus casas por la violencia, el abuso de drogas y alcohol, la muerte del padre o la madre, crisis familiares, guerras, desastres naturales o simplemente por el colapso socioeconómico.

Ante esta situación existen lugares para niños que han salido de sus hogares; bajo estos techos reciben atención, confianza, disciplina, comida, útiles escolares y todo lo necesario para su desarrollo. En estos hogares se busca mostrarles a los niños la opción de elegir un camino positivo, a través del correcto manejo de sus emociones.

Se busca apoyarlos para que aprendan a convivir, respetar a sus compañeros y autoridades, para que puedan reintegrarse a la sociedad, esto con el objetivo de encaminarlos a despertar el deseo de crecer, ser productivos y superarse, que sean conscientes de su importante papel en la sociedad.

Un ejemplo de estos lugares es la Fundación Casa San Francisco, una organización que desde 1997 brinda a cada niño un ambiente de seguridad y cariño, con el objetivo de hacerles ver sus enormes capacidades y valía.

En un comunicado la organización indica que su objetivo es “mostrar a cada uno de estos niños lo valiosos que son” y que poseen el derecho a ser felices, esto mostrándoles el camino a la autosuficiencia, congruencia y responsabilidad.

“Hemos logrado con profesionalismo, constancia y experiencia hacer de esta institución un lugar donde los niños se sientan respaldados y queridos, formamos un modelo lo más parecido al de una familia, con derechos y obligaciones, brindando protección, apoyo y seguridad”, señala la fundación.

Para apoyar a la Fundación Casa San Francisco, y así dar una vida digna a la mayor cantidad de niños posible, esta organización acepta donativos en su sitio web donde también es posible involucrarse como voluntario.