5 empresas que quebraron por falta de innovación

Recientemente se dio a conocer que la cadena de tiendas departamentales Sears se declaró en quiebra (al menos respecto a sus operaciones en Estados Unidos), esto debido a su falta de solvencia económica y a su bajo desempeño en el mercado accionario.

A la luz de este evento, te presentamos 5 grandes empresas que quebraron en los últimos años.

Kodak

quiebra-kodak

La emblemática empresa de fotografía Kodak se quedó fuera del negocio de la fotografía digital, a pesar de haber sido quien inicio esta tecnología en 1975; la compañía pasó de tener 64,000 empleados en 2003 a contar con 17,000 en 2011, al tiempo que sus ingresos se redujeron a la mitad, de 13,000 millones de dólares a 6,000 millones.

Blockbuster

quiebra-Blockbuster

En el año 2000, la empresa de alquiler de videos, Blockbuster, recibió la propuesta de aliarse con Netflix, una pequeña compañía que alquilaba películas a través de correo postal, por 50 millones de dólares. A Blockbuster no le interesó la propuesta, y en 2009 tuvo una facturación anual de 4,100 millones de dólares, por lo que tuvo que declararse en quiebra en 2010.

Olivetti

quiebra-olivetti

La empresa de máquinas de escribir supo estar a la vanguardia con calculadoras eléctricas, computadoras de escritorio y la primera netbook de la historia. Pese a su liderazgo, vio su suerte con la llegada de las computadoras, buscó actualizarse y sacar al mercado su propia línea de ordenadores; esto resultó un rotundo fracaso y llevó a Olivetti a la quiebra en 2004.

Nokia

quiebras-nokia

Durante 14 años, Nokia fue la marca líder en telefonía móvil en el mundo. Fue tan rentable que aportó 25% al crecimiento económico de Finlandia, su país de origen entre los años 1998 y 2007. Sin embargo, para 2011, perdió más del 40% del mercado global a raíz de la salida del teléfono de Apple, el iPhone, y, en 2008 el sistema operativo Android, mermando así la presencia de Nokia en el mercado.

Atari

quiebra-atari

La empresa de videojuegos, Atari, se declaró en bancarrota en 2013 en un esfuerzo por liberarse de su elevada carga de deuda. Su éxito le llegó en 1975, de la mano de la consola Atari 2600, que vendió más de 42 millones de unidades en todo el mundo. Sin embargo, con la aparición de Nintendo y Sega, y después de ser adquirida por Warner, la empresa se concentró en la venta de consolas más que en el desarrollo de videojuegos.