Paul Allen, cofundador de Microsoft muere a los 65 años

Fotografía de AFP

A decir de Satya Nadella, CEO de Microsoft, Paul Allen, cofundador de la empresa, de la mano de Bill Gates fue un hombre persistente que creó productos, experiencias e instituciones mágicas “y al hacerlo, cambió el mundo”.

“Las contribuciones de Paul Allen a nuestra compañía, nuestra industria y nuestra comunidad son indispensables… He aprendido mucho de él: su curiosidad y su exigencia de altos estándares es algo que continuará inspirándome a mí y a todos nosotros en Microsoft. Nuestros corazones están con la familia de Paul y sus seres queridos. Descansa en paz”, fueron las palabras de Nadella.

Siendo un adolescente conoció en el colegio a otro apasionado de la informática como él, Bill Gates, juntos formaron Microsoft, un monstruo tecnológico que cuatro décadas después sigue siendo una fuerza dominante en el mundo de las computadoras.

Allen falleció en Seattle a causa de un linfoma, según confirmó su hermana Jody. Tenía 65 años. "Mientras que la mayoría conocimos a Paul Allen por su faceta como tecnólogo y filántropo, para nosotros era un muy querido hermano y tío, además de un amigo excepcional", indicó en un comunicado.

Hace tan solo semanas, Allen dio a conocer que estaba siendo tratado de la enfermedad, el mismo tipo de cáncer al que logró sobreponerse nueve años antes.

Además de sus vínculos con Microsoft y Vulcan, Allen era el dueño de dos equipos profesionales en Estados Unidos, los Portland Trail Blazers de baloncesto y los Seattle Seahawks de la NFL.

También tenía fuertes inversiones en el mercado inmobiliario y el campo aeroespacial.