Stan Lee, escritor de Marvel, fallece a los 95 años

Emiliano Aguirre

Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”, esa es la lección con la cual cierra la primera aparición de Spider-Man en Amazing Fantasy #15 (1963). Esta frase resonó en las mentes de miles de millones de lectores de comics por décadas, y no habría sido posible por una de las plumas más importantes del medio: Stan Lee, quien falleció este 12 de noviembre de 2018.

Stanley Martin Lieber, nació un 28 de diciembre de 1922 en Nueva York, Estados Unidos, y fue un hombre con una creatividad inmensa, la cual sirvió para impulsar a Marvel Comics hasta el lugar en donde está ahora.

A Stan Lee se le adjudica el creador de personajes como Spider-Man, los X-Men, Iron Man, Thor, Doctor Strange, Daredevil, los Fantastic Four, el Increíble Hulk, los Vengadores, Pantera Negra, Silver Surfer, y Nick Fury, entre otros. Sin embargo, esta creatividad, no habría servido de nada sin la ayuda de artistas como Jack Kirby y Steve Ditko, quienes le dieron forma a su imaginación.

Stan Lee fue también un emprendedor con una historia de éxito. En su autobiografía (co escrita por George Mair), Excelsior! (frase con la que terminaba sus columnas), Lee escribía:

“Uno de mis arrepentimientos más duraderos es que siempre he sido muy casual en el tema de dinero. Me ha quedado profundamente claro, por mis amigos, que debí darme cuenta que estaba creando un montón de personajes que se convirtieron en valiosas franquicias, pero las estaba creando para otros”.

Estos personajes no sólo sirvieron para que Marvel hiciera frente a su más fuerte competidora, DC Comics, sino que le dio a Lee el éxito y reconocimiento que él buscaba como escritor.

A los 20 años, debutó como guionista de Capitán América, y su objetivo era convertirse en un escritor a la altura de Robert Louis Stevenson, Arthur Conan Doyle o Edgar Rice Burroughs.

En 1960 Stan Lee estaba a punto de dejar Marvel Comics, pero su mujer lo convenció de escribir un cómic que, en primer lugar, empatara con el trabajo que él deseaba hacer, y segundo, que salvara a Marvel. En 1961 lanzó a Los 4 Fantásticos, en respuesta a la Liga de la Justicia de DC, pero todavía tenía muchas historias más por crear.

En pocos años, creó junto con Kirby y Ditko a la gran mayoría de los personajes clásicos de la editorial. Este éxito hizo que Marvel se convirtiera en la editorial más importante del momento, y marcó el comienzo de la llamada Edad de Plata del cómic americano.

Stan Lee permaneció durante gran parte de los sesenta como editor en jefe de la “Casa de las Ideas”. En 1972, Lee dejó de escribir comics mensuales para asumir su papel como publicista de la editorial.

Incansable difusor e imagen pública de Marve,l y emblema de la Edad de Plata del cómic, Stan Lee jamás dejó de escribir columnas y guiones ocasionales, sin mencionar que hasta los últimos años de su vida explotó su creatividad y no dejó nunca de interactuar con los fans, de los más nuevos hasta los más antiguos, quienes lo siguieron desde el día uno.

En sus historias, Stan Lee trataba de enseñar a los “True Believers” (“verdaderos creyentes”, como él llamaba a los lectores de Marvel) que hay algo heroico en todos, que hasta la persona más ordinaria, puede ser alguien remarcable.

Y sí, es mejor conocido actualmente por sus frecuentes cameos en películas, no sólo de Marvel sino en más series y películas de diferentes tipos, lo cual eso sólo es muestra de la presencia, el carisma y la importancia de Lee como una de las figuras míticas de la cultura pop.

Stanley Martin Lieber, Stan “El Hombre” Lee, siempre será recordado por darnos a tantos personajes entrañables, pero sobre todo por enseñar a todos que con un gran poder vienen grandes responsabilidades.