Traje presidencial ¿cómo lo porta AMLO?

El asesor de imagen pública, Justo Grau, analizó que tanto provecho lograron sacarse, o no, Andrés Manuel López Obrador y su esposa Beatriz Gutiérrez Müller, durante la toma de protesta como el presidente número 65 de México, y estos son los resultados.

Andrés Manuel López Obrador

El presidente de México eligió un atuendo sobrio, algo habitual en este tipo de eventos y para el puesto público que ocupa. Sin embargo, Grau refiere que “ha utilizado un traje demasiado amplio, lo que perjudica a la hora de estilizar su silueta”, además añadió que las hombreras sobresalían y el pantalón y las mangas eran “demasiado amplias y largas”.

amlo

Asimismo apuntó que en este momento el cuidado de la imagen de Obrador traspasa el umbral de la vanidad pues “ya es un líder mundial y su imagen debe estar a la altura. No es cuestión, por tanto, de estar más guapo o favorecido, se trata de exteriorizar al mundo el cargo que se ocupa”.

En tanto, Grau aplaudió el uso de la camisa blanca, como los zapatos y traje color gris oxford “le va muy bien”, y como consejo señaló que sería bueno jugar con texturas en la tela como la raya diplomática fina en sacos y pantalones, la cual “le ayudaría a verse más esbelto”.

En cuanto a las corbatas señaló que López Obrador no aprovecha la fuerza visual del color de estas. “Su colorimetría es suave, por lo que debería llevar corbatas de colores pastel y, muy al contrario, los colores que suele utilizar son demasiado intensos”, dijo.

Beatriz Gutiérrez Müller

La primera dama vistió igualmente con una imagen demasiado sobria. Si bien es cierto que el negro de su vestido va en consonancia con la imagen que ha querido mostrar el presidente, Grau señaló que “no era el color más adecuado por la hora en la que se ha celebrado la toma de protesta”. Por otro lado, dada la formalidad del evento, no es correcto mostrar los hombros. Igualmente, “las transparencias no son un recurso de estilo oportuno para esta ocasión”.

bet

Tras el acto en San Lázaro, la primera dama añadió a su estilismo un blazer azul que de acuerdo con el experto “le ha dado mucha más luminosidad, pero su diseño no estaba acorde con el del vestido”, además consideró que el largo de falda debería haber quedado a la altura de las rodillas o justo por debajo, ya que, por el tipo de evento, llevar la falda por encima de las rodillas implica demasiada informalidad.

Un acierto en el vestuario de la primera dama fueron los zapatos, los cuales tenían la altura adecuada.

Por último, el pelo recogido de Beatriz Gutiérrez Müller no es lo más adecuado en este tipo de contexto. "Debería haber lucido el cabello suelto y con un corte que le favorezca a la forma de su rostro", finalizó.