Ellos son los líderes del huachicoleo en México

0

Entre las miles de personas dedicadas al robo de combustible en el país, estos líderes del huachicoleo destacan por su gran liderazgo

Ana Cirilo

Filas de hasta dos kilómetros de automóviles a la espera de cargar gasolina. Conductores que pasan las noches en sus autos para asegurar un espacio en las gasolineras, es el escenario de los últimos días en varios estados de la República Mexicana y la Ciudad de México, afectados por el desabasto de gasolina y diésel.

Si hubiera que ubicar dónde comienza la responsabilidad de esta crisis, habría que empezar por esta lista de nombres. Se trata de cinco personas que, de acuerdo con el gobernador interino de Puebla, Jesús Morales, en conjunto con la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) son los encargados de orquestar y dirigir la extracción de hidrocarburos en la llamada región del “Triángulo Rojo”.

1. Roberto de los Santos de Jesús

Alias: El Bukanas
Organización: Los Zetas
Zona de influencia: Puebla y Veracruz

Es uno de los pocos líderes huachicoleros en México por los cuales el gobierno mexicano pagaría un millón de pesos en recompensa a quien ofrezca datos fehacientes que lleven a su captura. Este excomandante de la policía municipal veracruzana en la zona serrana de Zongolica inició en el crimen organizado como entrenador de “estacas” para Los Zetas hace cerca de una década.

De acuerdo con datos de la Procuraduría General de la República, Roberto de los Santos de Jesús maneja una red de hasta 500 huachicoleros en la zona conocida como el “Triángulo Rojo”, donde se concentra un amplio número de ductos y tiene en la nómina desde regidores hasta mandos militares.

2. Antonio Valente Martínez Fuentes

Alias: El Toñín
Organización: Los Toñines
Zona de influencia: Puebla y Veracruz

Detenido en 2017 por la Secretaría de Marina acusado de robar combustible, y luego dejado libre por “falta de pruebas”, es un violento delincuente que usa la fundación Fusión y Fuerza de su hermano, un hombre que extrañamente pasó de desconocido en la política a alcalde de Quecholac, Puebla, por el partido local Pacto Social de Integración, para cubrir sus actividades ilegales.

Gracias a su faceta como “benefactor del pueblo”, habría construido una gran base social de seguidores que le ofrecen protección a cambio de dinero y que se han unido a su propio grupo criminal que busca arrebatarle el control de varias zonas petroleras a la gente del Bukanas.

3. José Antonio Yépez Ortiz

Alias: El Marro
Organización: Cártel Santa Rosa de Lima
Zona de influencia: Guanajuato

Es uno de los pocos criminales que se ha plantado frente a la organización criminal más poderosa de México, el Cártel Jalisco Nueva Generación y ha logrado desplazarlos del huachicoleo. En Guanajuato, una zona rica en ductos que bombean combustible a gran parte del país, este expolicía, exmilitar, y veterano dentro de los cárteles de la droga, fundó su propia organización tras convencerse de que tenía el suficiente poder para convertirse en líder de sicarios y ladrones. Así creó el Cártel Santa Rosa de Lima, en “honor” a la pequeña localidad donde nació.

4. Nemesio Oseguera Cervantes

Alias: El Mencho
Organización: Cártel Jalisco Nueva Generación
Zona de influencia: Jalisco, Michoacán, Guanajuato, Nayarit, Colima, Veracruz, Querétaro, Puebla, Estado de México.

El líder máximo del Cartel Jalisco Nueva Generación no sólo consolidó a su organización como la más poderosa y millonaria del país, gracias a su capacidad de fuego y de corromper a funcionarios públicos del más alto nivel, sino que gracias a negocios transnacionales, como la venta de drogas y el lavado de dinero, logró encontrar clientes internacionales que compraran el combustible robado que le quita a Pemex.

5. Areli Pérez Juan

Alias: La Negra
Organización: Triángulo Rojo
Zona de influencia: Veracruz, Puebla, Estado de México y Tlaxcala

Del robo común “La Negra” pasó a la delincuencia organizada de robo de combustible. Se hizo novia de un hombre de Veracruz, quien le enseñó a robar el hidrocarburo de los ductos de Pemex. En la actualidad es la máxima líder de San Francisco Tláloc, Veracruz y la líder del “Triangulo Rojo”.

La influencia de la joven permite pagos mensuales de seis mil pesos mensuales a la policía federal, agentes de la policía municipal y elementos del Ejército mexicano. Su poder llega a la zona limite de Puebla con el Estado de México y Tlaxcala, de acuerdo con investigaciones previas.