#TenYearChallenge: ¿Estrategia para robar tus datos?

0

La experta en tecnología Kate O’Neill llamó la atención de los usuarios en Twitter por su publicación donde relaciona el reto viral con el reconocimiento facial

Desde hace unos días la tendencia en redes sociales del #10YearChallenge incrementó entre los usuarios de Twitter, Facebook e Instagram. Pero un tweet publicado por la especialista en tecnología, Kate O’Neill despertó la duda sobre las verdaderas intenciones del reto.

 

 

Yo hace 10 años: Probablemente hubiera seguido con el meme del envejecimiento en la foto de perfil que circula en Facebook e Instagram. Yo ahora: me pregunto cómo toda esta información podría entrenar a los algoritmos de reconocimiento facial en progresión y reconocimiento de edad”, se lee en el tweet de la experta.

O’Neill publicó un artículo en la revista Wired donde explica que debido este reto circulan miles de fotografías de personas comparándose con su yo de hace 10 años. Pero planteó una teoría sobre cómo éstas pueden ser utilizadas para entrenar a los algoritmos de reconocimiento facial.

Muchos usuarios señalaron que las fotos ya estaban disponibles en su red social, pero la experta afirmó que lo importante es la información que se le agrega en la descripción. “En otras palabras, gracias a este meme hay una larga lista de datos de fotos curadas cuidadosamente de personas de hace 10 años y ahora”, menciona O’Neill.

¿Facebook es responsable?

Al respecto, Facebook negó tener relación alguna en el #10YearChallenge y dijo:

“Este es un meme generado por un usuario que se hizo viral por su cuenta. Facebook no inició esta tendencia y el meme usa fotos que ya existían en la red social. Los usuarios de Facebook pueden elegir activar o desactivar el reconocimiento facial en cualquier momento”.

De acuerdo con la autora, hay tres escenarios posibles relacionados con el reconocimiento facial. El primero es benigno y puede ser útil para la búsqueda de niños perdidos. El segundo, un tanto frívolo, se relaciona con la publicidad dirigida. El tercer escenario, es uno más complicado:

“Como la mayoría de las tecnologías emergentes existe la posibilidad de consecuencias difíciles”, menciona O’Neill.

El uso del reconocimiento facial podría influir en la evaluación de seguros de vida o atención médica. Por ejemplo, si los valuadores notan un rápido envejecimiento, es posible que la cobertura médica sea negada.

Si bien la experta señala que aún no se conoce la intención del meme, se debe tener cuidado con las fotos que se suben a la red.

El año pasado Facebook fue acusado de estar implicado en el caso de Cambridge Analytica. “Tenemos que demandar que los negocios traten nuestros datos con el debido respeto, en todos los sentidos. Pero también necesitamos tratar nuestra información con respeto”, concluye O’Neill.