Venezuela, última expresión del autoritarismo

0

Necesitamos fuerzas armadas que manejen los civiles no los militares, esa es la lección de Venezuela

José Óscar Valdés Ramírez

Las voces se rasgan las vestiduras, el Grupo de Lima rechaza a Nicolás Maduro y desconoce su legitimidad, solo algunos países se oponen, entre ellos México. Debemos reconocer que su gobierno es del extinto Hugo Chávez, el último rescoldo del romanticismo de la izquierda, América Latina va para la derecha verbigracia, Brasil. Solo queda Evo Morales en Bolivia, Tabaré Vázquez en Uruguay y Andrés Manuel López Obrador en México. En lo que respecta a Venezuela, nuestro país está a favor de una solución política y pacífica.

López Obrador fija su postura con base en el criterio constitucional del Artículo 89, que dicta que las facultades y obligaciones del Presidente, son las siguientes:

“Dirigir la política exterior y celebrar tratados internacionales, así como terminar, denunciar, suspender, modificar, enmendar, retirar reservas y formular declaraciones interpretativas sobre los mismos, sometiéndolos a la aprobación del Senado”.

En la conducción de tal política, el titular del poder Ejecutivo observará los siguientes principios normativos:

“La autodeterminación de los pueblos; la no intervención; la solución pacífica de controversias; la proscripción de la amenaza o el uso de la fuerza en las relaciones internacionales; la igualdad jurídica de los Estados; la cooperación internacional para el desarrollo; el respeto, la protección y promoción de los derechos humanos y la lucha por la paz y la seguridad internacionales”.

Esta es la postura del presidente de México, todos desearían que levante la voz y la mano al candidato opositor; la crítica es que Venezuela está al borde un golpe de Estado y de un baño de sangre.

TE PUEDE INTERESAR¿QUÉ ESTÁ PASANDO EN VENEZUELA?

El ejército ignora al pueblo

Por increíble que parezca el ejército esta con Maduro, tiene todo su respaldo, ellos pueden resolver esa ecuación, pero hasta ahora están de su lado, no del pueblo. El ejército debe ser prudente; de la Corte de Venezuela ni hablamos, dan pena ajena, son un apéndice del Ejecutivo; el desabasto de alimentos es de miedo, y en la frontera con Colombia hay una verdadera crisis humanitaria.

Estados Unidos levanta la voz, pero con el odio hacia Trump se ve más como un acto de autoritarismo e intervención que como un acto por restablecer el Estado de Derecho, máxime de la postura de Donald Trump contra los migrantes. La lectura del caso de Venezuela con la que los analistas y los no analistas desean comparar a México ha sido tendencia.

Debemos en justicia, recordar que, en 2013, México le condonó a Cuba la cantidad de 500 mdd, el 70% de la deuda, dichos acuerdos fueron suscritos en la sede de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, en un evento encabezado en ese tiempo por Luis Videgaray, titular de esa dependencia y por el secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade. Participaron los secretarios de Economía, Ildefonso Guajardo, de Turismo, Claudia Ruiz Massieu, así como el titular de la PGR, Jesús Murillo Karam. Esta acción no se tradujo en respaldo al régimen de Cuba.

TE PUEDE INTERESARESTOS MANDATARIOS RECONOCIERON LA PRESIDENCIA DE JUAN GUAIDÓ

Hoy, el presidente no ha cancelado ninguna deuda a nadie. Si el régimen de Maduro cae o se mantiene, AMLO no intervendría para bien ni para mal; bastantes problemas tiene en México como para abrir un frente más. En lo que debemos estar atentos los mexicanos es en el devenir y la decisión de las fuerzas armadas allá se denomina guardia nacional y respalda al presidente, de los militares depende si Maduro sigue o cae.

Necesitamos fuerzas armadas que manejen los civiles no los militares, esa es la lección de Venezuela, la lealtad del ejercito es al presidente no al pueblo. Esperamos que el ejército no respalde a un hombre a costa de su pueblo. Los escándalos en México seguirán, la respuesta es simple, aquí no pasaba nada, sencillamente era la impunidad total.

TE PUEDE INTERESARLA TRAMPA DE EPN Y LA BUENA FE DE AMLO