De anularse declaración de emergencia, Trump tomaría esta medida

0

El mandatario estadounidense advirtió las consecuencias de que el Senado apruebe la ley que impediría su declaración de estado de emergencia

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, advirtió que usará su derecho de veto, en caso de que el Senado apruebe una ley para rechazar su declaración de emergencia nacional en la frontera con México, medida que impulsa para construir su muro fronterizo.

“Una gran votación de emergencia nacional realizada hoy por el Senado de los Estados Unidos sobre la seguridad fronteriza y el muro (que ya está en construcción). Estoy dispuesto a vetar, si es necesario”, afirmó Trump en mensaje en su cuenta oficial en Twitter.

 

Reiteró que la frontera sur es una pesadilla humanitaria y de seguridad nacional, pero que puede resolverse con facilidad. “Los demócratas son negadores de la frontera. Se niegan a ver o reconocer la muerte, el crimen, las drogas y la trata de personas en nuestra frontera sur”, apuntó.

El Senado de Estados Unidos debatirá y prevé aprobar este jueves una propuesta que busca poner fin a la declaración de emergencia del presidente Donald Trump en la frontera sur.

Previo a la sesión, cinco senadores republicanos adelantaron que respaldarán la medida avalada en febrero por la Cámara de Representantes de Estados Unidos, controlada por los demócratas para anular dicha ley.

Conforme al reglamento legislativo se necesitan al menos cuatro republicanos para aprobar la medida que cuenta con el respaldo de 45 demócratas y dos independientes, de los 100 senadores que integran el Senado.

Sin embargo, es poco probable que la medida se convierta en ley dado que se necesitan dos tercios de los votos del Congreso para anular un veto presidencial.

El conflicto político en torno a los miles de millones de dólares exigidos por Trump para construir un muro a lo largo de la frontera de Estados Unidos y México llevó a un cierre parcial del gobierno durante 35 días, que terminó en enero.

En ese sentido, los legisladores demócratas niegan que haya una emergencia fronteriza y argumentan que las cifras de personas que cruzan la frontera ha disminuido considerablemente.