En la mente del consumidor, el factor precio está perdiendo brillo. Los clientes de hoy están dispuestos a pagar un costo más alto, pero a cambio esperan un trato especial: una interacción con las marcas que tome en cuenta su individualidad, sus gustos y su lealtad.