Acuerdo gubernamental debe contener plan serio y combate a la corrupción

Los ejecutivos de finanzas del país recibieron bien el Acuerdo para el Fortalecimiento Económico y la Protección de la Economía Familiar para enfrentar los efectos del aumento a la gasolina.

Sin embargo, consideraron que se requiere un programa serio de austeridad del gasto y el combate frontal a la corrupción.

Pidieron aprovechar de mejor manera los ingresos excedentes que se recibirán por haber adelantado la liberalización de los precios de los combustibles.

“La medida tendrá que ir emparejada con un nivel de responsabilidad para aprovechar los ingresos adicionales que generará la eliminación del subsidio a los precios de las gasolinas e invertirlos en infraestructura básica que impulse el crecimiento económico y atraiga inversiones”, establecieron.

Ante todo, advirtieron que urge un mayor nivel de austeridad y disminución del gasto corriente en el gobierno.

Para el instituto las medidas específicas que brinden certeza a la ciudadanía de un verdadero plan de austeridad, enfocado a acciones que limiten o cancelen de manera inmediata “gastos dispendiosos y prescindibles”, deberá centrarse en diversos rubros.

Entre éstos mencionó los servicios de telefonía celular en todo el aparato administrativo gubernamental, la compra y servicio de automóviles destinados a todos los niveles del aparato gubernamental, la compactación física de espacios de las oficinas gubernamentales y eliminación de oficinas privadas para funcionarios que no lo requieran, la liberación de inmuebles en arrendamiento y una limitación del horario de trabajo en todas las dependencias gubernamentales y a todos los niveles.

Dicho plan de austeridad deberá estar acompañado de transparencia de información para dar seguimiento a su cabal cumplimiento.