Productores agro ven graves daños a sector con salida del TLC

OMAR AGUILAR

Organizaciones agroalimentarias coincidieron en que la posible salida de México del Tratado de Libre Comercio (TLC) sería muy perjudicial para nuestra nación y para los propios Estados Unidos.

Héctor Padilla Gutiérrez, presidente de la Asociación Mexicana de Secretarios de Desarrollo Agropecuario (AMSDA), consideró que ante una posible salida de Estados Unidos del TLC, como ha sugerido Donald Trump, los daños agroalimentarios serían para el vecino país, y demandó mantener la unidad nacional en torno al presidente Enrique Peña Nieto ante las amenazas expresadas por el nuevo gobierno estadounidense.

No obstante, reconoció que 2017 se presenta como un año de grandes desafíos en el sector y en particular para la asignación eficiente de recursos públicos, por lo que ante la incertidumbre y volatilidad de los mercados financieros y al bajar la velocidad del comercio internacional es importante avanzar en las cadenas productivas, pues sólo así se puede generar una red de protección, tanto a nivel local como internacional, de los campesinos del país.

Por su parte, el presidente Nacional de la Central de Organizaciones Campesinas y Populares, José Jacobo Femat, dijo que luego de 23 años de operar el TLC, en México se dejaron de sembrar 6 millones de hectáreas, se estancó la producción de granos básicos y actualmente se importan más de 15 millones de toneladas de maíz amarillo, así como oleaginosas y fríjol, además perdimos dos millones de empleos rurales y desapareció la estructura productiva que resolvía el 95% de las necesidades alimentarias y de materia prima del país.

“En virtud de la grave devastación generada por el TLC en el campo, el gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto está obligado a retirar de la mesa de negociación con Estados Unidos el apartado agropecuario”, demandó el dirigente.

Entrevistado sobre la decisión del presidente estadounidense Donald Trump de renegociar el Tratado, comentó que es una oportunidad para reparar los graves errores cometidos por el expresidente Carlos Salinas de Gortari, quién con esa firma, entregó la soberanía, los derechos sociales, el territorio y el mercado a gobiernos y empresas extranjeras.

Es decir, apuntó, se inició el control total de las ramas productivas y sistemas producto por monopolios extranjeros, desde la producción de insumos hasta la industria y comercio de alimentos.