México, obligado a implementar política monetaria más restrictiva: BBVA

Debido al panorama de la relación comercial de México con los vecinos del Norte, se prevé un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de 1% en 2017 y un 1.8% en 2018, frente al 2% que logró crecer el año pasado, por lo que la coyuntura actual obligará a las autoridades a implementar una política monetaria más restrictiva, apunta el informe de la Situación América Latina de BBVA Research.

El documento puntualiza que los indicadores de confianza en la economía nacional ha sufrieron una fuerte caída en diciembre del año pasado y enero de 2017, debido a la incertidumbre en torno a las políticas económicas de la nueva administración estadounidense, liderada por Donald Trump.

“La incertidumbre sobre las políticas económicas en EU afectará a la inversión, al tiempo que la depreciación del tipo de cambio y el consiguiente aumento de la inflación obligará a una política monetaria más restrictiva, con impacto negativo sobre el crecimiento”, argumenta el servicio de estudios de BBVA.

En ese sentido, Juan Ruiz, economista jefe de BBVA Research para América del Sur, destacó que en el caso de México, un crecimiento del 1% en 2017 representa una desaceleración, al recibir de lleno el impacto de la incertidumbre sobre las políticas económicas que se implementarán en Estados Unidos con la llegada de la nueva administración a la Casa Blanca.

Agregó que, aunque aún permanecen y continuarán las inversiones, la confianza de las empresas ha descendido a raíz de una serie de medidas que podrían impactar negativamente en la economía mexicana. Es el caso de la posible renegociación de tratado de libre comercio de Estados Unidos, México y Canadá, las posibles restricciones a los flujos migratorios y de remesas o los planes de reforma fiscal que podrían gravar las importaciones.

Por otro lado, el PIB de América del Sur se recuperará en 2017 después de cuatro años de desaceleración, teniendo de igual forma un crecimiento del 1% lo cual representará un punto de inflexión, mientras que México recibirá de lleno el shock de incertidumbre sobre las políticas de Estados Unidos, lo que supondrá un lastre a su crecimiento.