SuKarne entra al negocio de pieles

Con la finalidad de fortalecer la industria de curtiduría, así como la demanda de proveeduría de pieles para las industrias automotriz y aeroespacial, además de los sectores de calzado y marroquinería, la empresa SuKarne inauguró el Centro de Distribución y Punto de Venta de Pieles (CEDIS) de la marca SuKarne División Pieles.

El presidente del Consejo de Administración de la firma, Jesús Vizcarra Calderón, destacó que “la puesta en operación de este Centro de Distribución que ofrecerá sus servicios bajo la marca SuKarne División Pieles, permite avanzar un paso más en la alianza que la empresa tiene con los curtidores locales, quienes maquilan los procesos para cumplir con los estándares internacionales de calidad que requieren las industrias automotriz y aeroespacial, así como en los sectores de calzado y marroquinería”.

La venta directa disminuirá a los intermediarios y estimulará la participación de pequeños y medianos productores.

SuKarne tendrá una capacidad semanal de curtido de alrededor de 33 mil cabezas y una disponibilidad permanente de 50 mil pieles. Se estima que en el 2017 se podrá alcanzar una producción de hasta 1.6 millones de pieles, de los cuales el 40 por ciento será para exportación.

Las pieles son obtenidas de las 5 plantas de proceso que tiene SuKarne establecidas en México: Culiacán, Mexicali, Monterrey, Michoacán y Durango, así como una en Nicaragua.

Los productos de SuKarne División Pieles, mismos que ya son exportados, cuentan con las certificaciones: Leather Working Group (LWG), British Leather Center, ECOTANNERY, ISO, American Society for Testing and Materials (ASTM) y Deutsche Industrie Norm (DIN).

El Centro de Distribución y Punto de Venta de Pieles, ubicado en el Parque Ecológico de León, Guanajuato en una superficie de 2,200 m2, considera la incorporación en su cadena de producción a pobladores de la región.

SuKarne es la principal fuente de ingresos para 153 mil familias de México; brinda empleo a 11 mil personas, cuenta con 42 mil clientes, principalmente pequeñas empresas y más de 100 mil proveedores agrícolas en su cadena de producción.