¿El amor y el marketing se parecen?

“Mandé un whats invitándolo a un concierto y me dejó en visto. Ya pasaron más de tres horas y no me ha contestado nada, ni siquiera un simple no para poder invitar a alguien mas. ¿Será que no le gusto? Pero si por algo me dio su teléfono, ¿qué no?. Además está publicando ahorita en Facebook tonterías de perritos, así que muy ocupado no está. Veo que está activo en el chat y no me contesta. ¿Y si se le acabó el crédito a su teléfono?, ¿si mejor le escribo por el Face? Pero no me quiero ver muy urgida, Y si mejor….”

¡Pum! Ahí va otro enamorado con la auto estima por los suelos. Es entonces cuando queda algo de manifiesto, no sólo a los profesionales no se les enseña como mercadearse, sino tampoco a nivel personal nadie nos enseña como conquistar el amor, hoy en día con técnicas probadas y basadas en ciencia y técnica, como es el marketing, conquistar es mucho más sencillo.

Antes del cambio de milenio, había que tener mucho más valor para hablarle a alguna chica y pasar por el filtro del futuro suegro o cuñado a la hora de llamar por teléfono. En las relaciones, como en el marketing, tanto tradicional como lo digital, lo esencial permanece: el público objetivo, llamado consumidor target en marketing o la pareja en el amor.

Las definiciones de “búsqueda” y de la “persona correcta” han cambiado dramáticamente en comparación con épocas pasadas, lo que significa que nuestras expectativas acerca del cortejo también han cambiado. Pocas disciplinas han pasado por tan rápidas y tan radicales transformaciones como lo ha hecho el marketing. Hoy más que nunca, la disciplina del marketing tiene que estar alerta, no tanto a lo que es posible, sino a lo que es relevante sin perder de vista la razón de su existencia: el cliente consumidor.

Por otro lado, las relaciones se han vuelto más complejas, los matrimonios casi inexistentes y el aumento impresionante de divorcios, nos llevan a replantearnos si realmente estamos haciendo lo correcto en función de la preservación de la especie o el aumento de la utilidad en dado caso, porque recordemos que, tanto en el amor como en el marketing, no se trata de transacciones sino de relaciones.

Hay que ponernos al día y explorar las relaciones desde un punto de visto técnico y comercial.

• Me interesa o me gusta: Target

• Conócela, consigue sus datos, teléfono, mail, etc: Investigación de Mercado

• Las cuatro P's
a) De la vista nace el amor - La P de Producto
b) Lo barato sale caro - La P de Precio
c) Amor de lejos es de p… - La P de Plaza
d) La importancia de la comunicación en la relación - La P de Promoción

• Comienza la relación y a interactuar: Engagement

• Luchar por seguir juntos: La fidelidad y la Lealtad

• No funcionó - El divorcio y el brand switching