La actividad económica en la Eurozona, apunta hacia una recuperación a buen ritmo en el último trimestre del año; el índice de confianza repuntó en octubre a 106.3 puntos desde 104.9 el pasado septiembre, mientras que las mejores condiciones de acceso al crédito siguen apoyando la recuperación de la demanda interna.