Mi jefe ¿amigo en Facebook?

Antes de dar click en aceptar, conoce algunas recomendaciones para enfrentar este dilema
CAROLINA HERNÁNDEZ ESTRADA
A diario, la red social Facebook, con más de 30 millones de usuarios, se mantiene en ser una de las más visitadas por los mexicanos, ocupando el sexto lugar a nivel mundial en seguidores de la firma de Zuchenberg, de hecho el 74% de los internautas mexicanos acceden por lo menos una vez al día a esta red, según la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI).
En cuanto a temas laborales, Facebook ha tomado relevancia en cuanto a reclutamiento y búsqueda de empleo para las empresas mexicanas, aunque para algunas compañías: “esta herramienta puede ser utilizada para checar referencias de su talento humano, al igual que estar al pendiente de lo que sus empleados publican”,  afirmó María del Carmen Balcárcel, gerente de capital humano del Randstad.
Quizá ningun subalterno se tome el atrevimiento de enviar la petición de amistad a su jefe en la red social, pero... ¿Qué pasa cuándo el jefe envía la petición de amistad a uno de sus empleados? Ahí es donde para muchos empleados entran en el dilema, ¿Acepto o no a mi jefe? Debido a que exponer la vida personal a detalle puede resultar positivo o negativo por el cuidado y tratamiento de la imagen profesional, aunque una de las ventajas de Facebook, en voz de Yadira Vera, gerente de redes sociales de Manpower, es que permite separar los contactos a través de los diferentes privilegios que designes a cada uno de ellos.
El primer punto a revisar antes de agregar a tu superior es checar tu perfil, de preferencia borrando contenido inconveniente como hablar de un mal día en el trabajo, por ello “Debes tomar en cuenta que al aceptar a tu jefe, tienes que ser cuidadoso y responsable con lo que publicas o no de la marca”, señaló María del Carmen Balcárcel, de Randstad.
Y es que, a decir de la gerente de redes sociales de Manpower, al hacerte amigo de tu jefe no puedes hablar mal de tu empresa porque los empleadores pensarán que eres un empleado a disgusto y que no cuentas con el compromiso necesario con la empresa.
Otra opción es crear dos perfiles, uno personal y otro de trabajo, esto para facilitar la separación de los asuntos familiares o amistosos de los profesionales, evitando conflictos en el ambiente laboral.
También, puede considerarse utilizar redes especializadas, por ejemplo “LinkedIn es una vía especial para lo laboral, por sus propiedades y funciones que sirven más para agregar al jefe, en cambio Facebook, al ser más social, tiene aplicaciones específicas para este fin con amigos”, aseguró la gerente de capital humano de Randstad.
En Twitter: @CaroEstrada_ME