Grecia lucha por asegurar acuerdo de rescate


El país europeo hace lo posible por conseguir un rescate de 130,000 mde; al límite las relaciones entre Atenas y sus socios
Grecia encontró nuevos ahorros presupuestarios exigidos por sus acreedores internacionales, lo que sugiere que un nuevo paquete de rescate está al alcance, pese a altos niveles de aspereza entre Atenas y sus socios europeos.
Sin embargo, el plan de rescate encontró nuevas dificultades cuando el líder del partido de extrema derecha de Grecia afirmó que esa fuerza no se comprometerá con el nuevo paquete.
El país está haciendo lo posible por conseguir un rescate de 130,000 millones de euros (170,000 millones de dólares) en una reunión de ministros de Finanzas de la zona euro el lunes para evitar una moratoria desordenada el 20 de marzo, cuando vencerán repagos de deuda por 14,500 mde.
Alemania, el mayor contribuyente de la zona euro, indicó que una propuesta para entregar el rescate en cuotas y retener una parte hasta después de elecciones griegas en abril está fuera de la mesa de negociaciones.
En declaraciones tras hablar con el Ministerio de Finanzas de Alemania, una fuente de la coalición de gobierno afirmó que aún hay puntos pendientes, como la posibilidad de una cuenta para depósitos en custodia de terceros para redenciones de deuda y mejores controles en los esfuerzos por reducir los gastos.
Atenas enfrenta una creciente frustración entre algunos miembros de la zona euro por lo que ven como una tendencia de los líderes políticos griegos por hacer lo mínimo posible desde que el país recibió un primer rescate financiero en el 2010.
Los críticos afirman que lo mismo se aplica a la respuesta de la zona euro a la crisis en los últimos 2 años.
Fuentes del gobierno griego dijeron que Atenas había acordado con la Unión Europea y con el Fondo Monetario Internacional cómo llenar un vacío de 325 millones de euros en un conjunto de recortes presupuestarios por 3,300 millones de euros aprobado el lunes, cuando manifestantes quemaron y saquearon edificios en la capital.
Dos fuentes dijeron que 100 millones de euros provendrían de recortes en Defensa, cerca de 90 millones a partir de anticipos de reducciones salariales del sector público y otros 135 millones serían tomados de los ministerios de Salud, Trabajo e Interior.
Las acciones europeas recuperaban pérdidas y los Bunds alemanes, considerados seguros, alcanzaban su mínimo nivel de la sesión tras la noticia.
Confrontaciones
Las últimas disputas en la crisis de deuda están llevando al límite las relaciones entre Atenas y sus socios de la zona euro.
Ante llamados a un mayor escrutinio de la implementación del acuerdo por parte de Grecia, un miembro del gabinete griego acusó el jueves a la UE de "puro chantaje".
"Cualquier otra intervención, cualquier otra nueva demanda por parte de nuestros acreedores, significará que se están burlando del país", declaró el ministro de Orden Público y ex comisionado de la UE, Christos Papoutsis, haciéndose eco de un enfadado comentario del octogenario presidente griego ante sugerencias de Alemania de que el país pueda caer en bancarrota.
"Algunos en Europa se olvidan que detrás de los números hay personas", declaró Papoutsis. Líderes sindicales convocaron a una nueva manifestación el domingo "para responder a todos los que quieren a Grecia bajo ocupación alemana".
La frustración explotó el miércoles cuando el presidente griego, Karolos Papoulias, un veterano de 82 años de la resistencia a la ocupación Nazi de Grecia durante la Segunda Guerra Mundial, criticó al ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble.
Schaeuble, quien ha comparado a Grecia con un "pozo sin fondo", manifestó dudas el miércoles respecto a que Atenas pueda mantener nuevas promesas adoptadas por el Parlamento el lunes.
"No puedo aceptar que el Señor Schaeuble insulte a mi país", sostuvo Papoulias. "¿Quién es el Señor Schaeuble para insultar a Grecia? ¿Quiénes son los holandeses? ¿Quiénes son los finlandeses?", cuestionó.
Además, el líder de la bancada parlamentaria del partido griego de extremada derecha LAOS dijo el jueves que esa fuerza no se comprometerá a apoyar el plan de austeridad.
El partido se retiró del Gobierno de coalición del primer ministro Lucas Papademos en protesta por el nuevo plan de austeridad.
Después de la conferencia de tres horas entre 17 ministros de la zona euro, el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, dijo que se habían logrado avances, pero dejó claro que algunos temas siguen abiertos para asegurar que el plan de rescate sea realizado en su totalidad.
"Son necesarias nuevas consideraciones respecto a mecanismos específicos para fortalecer la vigilancia de la implementación del programa y para asegurar que se dé prioridad al pago de la deuda", sostuvo.
El líder conservador griego Antonis Samaras, considerado posible nuevo primer ministro tras elecciones en abril, entregó el miércoles una promesa por escrito de adherirse al paquete de austeridad, con lo que cumplía otra exigencia de la UE, pero agregó que podrían ser necesarias "modificaciones a la política" para impulsar el crecimiento.
(Reuters)