Enrique de la Madrid Cordero, firme para llegar a 10,000 empresas

Para Enrique De la Madrid, hay dos cosas en la vida que pueden ser peligrosas, ya sea en el servicio público o en la iniciativa privada: una, estar en un lugar que te quede chico y otra es que te quede grande. Estar al frente del Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext), le ha dado la oportunidad de maximizar su expertise en los dos ámbitos y, en especial, facilitar el crédito a las empresas.

Es abogado de profesión por la UNAM y no es fan de la “reunionitis”, prefiere más las juntas individuales con su equipo de trabajo. El avance que ha reportado como director general de la institución le provoca más de una sonrisa. El saldo de la cartera del crédito del banco ha crecido 90% tan sólo en lo que va del presente sexenio.

De los cinco hijos del ex presidente Miguel De la Madrid, Enrique es el único que decidió hacer una carrera política, “me llaman la atención los grandes problemas”, asegura. El deseo de estar en la administración pública lo tiene más despierto que nunca.

Su imagen es impecable, ni una arruga sobresale en su vestuario. Admite que es un convencido de contar con funcionarios públicos con un buen entendimiento del sector privado. Una de las metas que persigue es ampliar la atención que brinda Bancomext y pasar de 4,000 empresas que hoy forman parte de su cartera de clientes a 10,000 en 2018.

“He disfrutado estar en mis distintas etapas en el sector privado y público, siempre me ha interesado conocer qué elementos hacen prosperar a una economía. Haber trabajado en ambos me ha permitido eliminar prejuicios. Estos no deben existir, sino más bien se trata de tener una meta en común para hacer que el país crezca más, entre más juntos vayan los dos sectores mejor le va a ir a la nación”.

El hombre que lleva el timón de Bancomext tiene una personalidad multifacética. Se da tiempo de hacer ejercicio, convivir con su familia, estudiar, pero sobre todo su interés de escribir es nato. Acaba de presentar su primer libro titulado “México en la generación del desarrollo”.

Con prólogo del secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray, la publicación analiza los logros y ventajas comparativas que tiene México y afirma que el país puede alcanzar el desarrollo en esta generación.

Relanzamiento

De la Madrid explica que hoy Bancomext vive una etapa de relanzamiento porque las dos administraciones anteriores querían integrarlo a Nacional Financiera.

“Eso hizo que el banco perdiera un poco de presencia pero su razón nunca dejó de existir, tan es así que en los dos años y medio del presente sexenio, el saldo de la cartera de crédito ha crecido 90 por ciento. Eso quiere decir que hay mercado, clientes y sectores qué atender, con un banco vigorizado, estamos teniendo uno de los crecimientos más dinámicos”.

Comenta que una de las labores de la institución es apoyar a los empresarios a desarrollar el potencial de sus ideas y mostrarlas al mundo, evitar que por falta de financiamiento no realicen sus proyectos o aspiraciones.

“La meta es llegar a un mayor número de empresas, no importa que prestes más sino que llegue a más. En 2014 crecimos 70% en número de Pymes apoyadas. Los objetivos planteados al inicio de la administración las hemos alcanzado en 80 por ciento”.

Mientras habla de cada tema, su mirada cobra un brillo distinto. Estudió su licenciatura en México y después se fue a la Universidad de Harvard para hacer una maestría en Administración Pública en la Escuela de Gobierno John F. Kennedy.

Desde su primer trabajo en el Banco de México en el área de Instrumentación legal de operaciones cambiarias, como abogado financiero los números ya lo seducían.

“La banca de desarrollo juega un rol importante, busca complementar al sistema financiero mexicano, integrado por una banca comercial, mercado de capitales y ahorro de particulares a través de las Afores, todo funciona para otorgar financiamiento y mejorar el nivel de vida de las personas”.

Antes de arribar a Bancomext también fue coordinador técnico de la Presidencia de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y director general de Financiera Rural, además fue inquilino del Palacio Legislativo de San Lázaro como diputado federal entre 2000 y 2003.

Bancomext presta directamente a las empresas cuando solicitan un crédito por arriba de los 40 millones de pesos, cuando son menores, la institución trabaja con la banca comercial ya sea prestándoles dinero para que a su vez lo otorguen o bien les dan garantías.

“Donde aportamos cada vez más es en la parte del plazo, muchas veces los bancos comerciales se quedan en plazos de cinco o seis años en sus créditos y la empresa requiere de más tiempo. Trabajamos en operaciones sindicadas, la banca comercial se queda con los periodos cortos y Bancomext con los largos, por ejemplo en el sector turismo brindamos hasta 20 años para cubrir el monto otorgado”.

Poder en proveeduría

Ante los ojos del también columnista y colaborador en radio, uno de los planes más ambiciosos de Bancomext es elevar el contenido nacional de las exportaciones mexicanas y aumentar la participación de las Pymes en las cadenas globales de producción.

“Hoy en México ya hay un sector exportador poderoso como en el sector automotriz, tenemos la fortaleza de contar con las mejores armadoras del mundo pero aún se importan 30 mil millones de dólares de autopartes, muchas de las cuales podrían producirse en México, eso implicaría más valor al país, más fuentes de empleo y mejor pagadas”.

De la Madrid Cordero detalla que podría aprovecharse con más fuerza la presencia de grandes jugadores en el país con el objetivo de formar cadenas de proveeduría nacional.

“A eso nos vamos a enfocar, a alcanzar mayor contenido nacional y facilitar a que más empresas participen en cadenas de exportación, así es como trazamos nuestras metas.

Por ejemplo de las 700 mil toneladas de barras de acero, que se importan para el sector automotriz podrían ser 400 mil o por lo menos la mitad las que se fabriquen en el país. Es la mejor manera de cerrar la brecha entre las empresas más productivas y las menos sofisticadas.

Para el director general del Bancomext, el energético es uno de los sectores potenciales para integrar estas cadenas, por ejemplo en el banco tienen como clientes a proveedores de Pemex, quienes tienen la viabilidad de dar valor agregado.

“Otro ejemplo es el desarrollo de parques eólicos. El banco está financiando una operación de una empresa española que en México construye las aspas y después éstas se mandan a Chile para armar los parques”.

De México para el mundo

Hoy uno de cada cinco empleos depende de la exportación, de acuerdo con cifras del banco. Este sector ha mostrado un dinamismo y es una de las variables que más explica el crecimiento de la economía.

“A principios de los 80 en México se exportaban 50 mil millones de dólares, en 2014 la cifra llegó a 400 mil millones, ocho veces más”.

Enrique De la Madrid recuerda que en décadas pasadas, 70% de las exportaciones era petróleo, el año pasado 85% fue manufactura, de ese monto, 30% son autos.

“México exporta 60% más manufactura que toda América Latina, este sector lleva muchos años de ser uno de los principales motores de la economía. Si logramos integrar más a Pymes como proveedores son exportaciones indirectas”.

Para el funcionario público esto sería mucho más importante que una empresa mediana piense en exportar a Inglaterra, Francia o Estados Unidos.

“Nos estamos preparando no sólo para financiar operaciones tradicionales, el sector energético también será clave en el futuro de esta institución”, concluye.