7 tips para vender tu casa de volada

Cada hogar tiene un propietario adecuado, y probablemente alguien sabrá valorar tu casa. Si no deseas contratar a una agencia inmobiliaria para evitar pagar honorarios, hay cosas que te ayudarán a cerrar un trato en el menor tiempo posible. El equipo de la inmobiliaria Propiedades.com preparó esta lista de cosas que te ayudarán a cerrar un trato en el menor tiempo posible

1. Haz tu casa más atractiva

De la vista nace el amor, así que si esa propiedad tiene algo que te recuerde a ti o tu familia, te conviene esa imagen y dejarla lista empezar olvidarte de para que otros la llenen, teniendo en mente que esto puede pasar antes de lo planeado.

Es recomendable que salgas a la calle y veas su fachada y te imagines que eres otro: ¿la comprarías? Si tu respuesta es no, deberías plantearte qué la haría lucir mejor. ¿La pintura está desgastada?, ¿sus acabados se han caído a pedazos?, etcétera.

Lo primero que debes pensar es en guardar todo rastro que hable de ti en aquella propiedad que necesitas vender. Fotografías, artículos personales, muebles de gustos particulares. Puede resultar muy mal que en tu sala encuentren aquel mueble estilo victoriano que no pudiste resistir comprar en una barata hace diez años. Aunque el mueble seguramente se irá contigo puede entorpecer la percepción del comprador en potencia al visitar tu propiedad.

2. Dile adiós a los adornos

Borra las huellas de tu presencia cuando la presentes a posibles compradores. Debes procurar que si alguien hace una cita para conocerla no encuentre a tus hijos en sus cuartos durmiendo o a tu marido utilizando el baño. Más que un ejercicio de desapego, es una práctica que permite a quien visita la propiedad imaginarse inmediatamente habitando ese lugar.

3. Repara lo descompuesto

La cinta de aislar no será una solución duradera y tú lo sabes. Si algún comprador descubre que has implementado reparaciones temporales o que tu propiedad está evidentemente descuidada, puede desinteresarse o incluso ofrecerte mucho menos de lo que pretendes.

Piensa en las reparaciones como una inversión que te ayudará incluso a conseguir algo más de dinero. No se trata de que rehabilites por completo la casa. Pero unas cuantas reparaciones sustanciales servirán de mucho.

4. Pon un precio adecuado

¿Cuánto vale tu casa? No, no vale que ahí nació tu bisabuela y sus diez hijos como un pretexto para aumentar su costo. El precio de una casa está determinado por circunstancias particulares en el que tu criterio (a no ser que seas un valuador experimentado) poco tiene que ver.

Las evaluaciones de impuestos de tu propiedad pueden darte una idea aunque no necesariamente se apegan a la realidad y podrían significar un precio inferior al que podrías obtener. Tampoco debes pensar en cantidades según tus necesidades que en ocasiones podrían ser demasiado altas.

Contratar a un valuador o a una empresa que realice el trámite puede ser muy benéfico para ti. Posteriormente debes hacer un trámite sin el cual los posibles compradores jamás obtendrán un crédito. Si un comprador puede utilizar un crédito para comprar tu casa tendrás más oportunidades de venderla.

5. Registra tu casa

Sólo así el comprador interesado se podrá asegurar que los datos, legalidad y la construcción de su interés, cumplen en regla y forma los requerimientos necesarios para el proceso de compra. ¿Cómo la registras? Debes realizar un trámite ante el RUV (Registro Único de Vivienda). El propietario que deseé ofertar su propiedad en el RUV debe entrar al portal www.ruv.org.mx y seguir los pasos señalados.

Una vez concluido el proceso de registro adquiere una Clave Única de Vivienda (CUV), que facilita a los prestadores de crédito (Onavis) agilizar el trámite de verificación de la vivienda que es de interés del solicitante.

Elimina los vicios ocultos, si la propiedad tiene alguna deuda o pendiente, en algún momento lo preguntará o sabrá el comprador en potencia. Si ocultas u omites algo, el interesado podría empezar a desconfiar de ti con toda razón.

6. Prepárate para mostrarla

Tu propiedad seguramente tiene algunas ventajas y espacios que con los años quizá ya no veas. Pero al comprador le interesa saber cuáles son los lugares más destacados de tu propiedad.

Un patio amplio, mucha luz en la habitación, una sala fresca, la cercanía con algún metro, mercado o parque, todas aquellas posibles ventajas son muy importantes al mostrar tu casa.

Si decidiste que no existe mejor persona en el mundo que tú para ofertar tu propiedad, demuestra la razón. Practica una gran presentación a todos los compradores en potencia. Exprime las ventajas de esa propiedad, nadie la conoce mejor que tú. ¿Qué servicios tienes cerca?, ¿qué espacios son más agradables y por qué?

7. Utiliza diversos medios para anunciarla

Aunque parezca muy tentador el letrero de “Se Vende” en la fachada de tu propiedad podría no ser suficiente para captar la atención de personas interesadas en adquirir una vivienda. Considera usar portales especializados en Internet para anunciar tu venta.

En tu anuncio incluye las características descriptivas, espacios, cantidad de baños, ubicación y todo lo destacable que pueda hacer más atractiva tu oferta. Utiliza palabras clave que la refieran: acogedora, amplia, céntrica, todo aquello que destaque.

Incluye fotografías en resoluciones óptimas que muestren los principales espacios. Evita colocar en tu anuncio fotografías de reuniones familiares o aquellas en las que sale alguno de tus familiares casualmente frente al televisor. Debes pensar en mostrar los espacios lo más limpios que sea posible.

Las imágenes deben ser nítidas y amplias, de no ser necesario no incluyas detalles y no subas todas las que tomaste sin antes revisar si todas ellas se aprecian de forma adecuada. No tiene sentido que subas más de una fotografía de un solo espacio. Elige una, te ahorrará tiempo de carga.

Intenta incluir todos los espacios posibles disponibles y destacables de tu casa y ordénalos adecuadamente. La primera imagen debe ser la de la fachada exterior, posteriormente muestra interiores (sala, comedor, cocina, recámaras, baños y otros espacios también son válidos: jardines, vistas, balcones, incluso parques cercanos).

También puedes utilizar tus redes sociales aunque siempre será más útil anunciarte en portales especializados. Tómate tu tiempo para hacerlo de la mejor forma posible.