Ranking: 46 bancos, la competencia se agudiza

RAÚL OLMEDO GUTIÉRREZ

Las nuevas regulaciones de Basilea III asumieron estándares internacionales más estrictos en materia de capital y liquidez y fueron adoptadas rápidamente por el sector financiero mexicano. Ya han hecho su papel y, al parecer, hoy tenemos un sector financiero sólido.

Ahora bien, en una economía en desarrollo como la mexicana, donde son pocas las empresas que tienen la posibilidad de acceder fácilmente al financiamiento, o a la colocación de títulos de deuda y acciones en los mercados de capitales —sólo las grandes lo consiguen, amén de que el mercado de capitales mexicano aún adolece de un desarrollo apropiado—, el crédito bancario, tanto de la banca privada como de la de desarrollo, se convierten en el elemento esencial para el apoyo a sus actividades productivas.

Sin embargo, la banca mexicana tiene que acreditar de forma contundente este importante papel. En diciembre del año pasado, Agustín Carstens comentó que México ha usado todas las oportunidades para cubrirse del riesgo que se veía venir desde mucho antes, y en aquella oportunidad agregó:

En general el sistema financiero está sano y fuerte, y tiene la capacidad de absorber la gran mayoría de choques, pero eso no debe dar paso a complacencias a nivel país”. Su sanidad se la debe en gran medida a las regulaciones adoptadas, y prueba de ello es que la caída en el Índice de Morosidad (Imor) a nivel sistema se colocó en 2.60 y se redujo respecto al año anterior, puesto que diciembre de 2014 cerró en 3.1; es decir, los mexicanos pagaron sus deudas. Casos como Banco Azteca, Banco Coppel y Banco Ahorro Famsa redujeron su Imor, sin embargo, aún sigue siendo de dos dígitos en los casos de Coppel y Famsa.

La cartera total de la banca creció 14% respecto al año anterior debido a que alcanzó un total de tres billones 842 mil 973 millones de pesos. En este sentido, Carstens comentó que, en términos generales, la banca mexicana está bien capitalizada y de hecho sobrecapitalizada, si además se consideran las nuevas regulaciones de Basilea III.

“Tenemos que seguir persistiendo en fortalecer nuestro marco macroeconómico y en continuar con la implementación efectiva de las reformas estructurales, de tal manera que aceleremos nuestro crecimiento. Éste es el bálsamo más importante a cualquier riesgo financiero”, agregó el gobernador de Banxico.

Sin embargo, esas regulaciones y coberturas, aunadas al aumento del tipo de cambio del dólar han hecho que los ingresos totales de la banca disminuyan 0.20% al cierre de 2015 respecto al año anterior. Las ganancias siguieron la misma tendencia, pues hay una reducción de 11% en la ganancia neta, ya que la banca cerró con seis mil 500 millones de dólares, mientras que en 2014 lo hizo con siete mil 58 millones de dólares.

BBVA Bancomer regresa a la cima

Después de algunos años de no ocupar el primer lugar en nuestro ranking, hoy BBVA Bancomer regresa al primer lugar. Lo destacado es que la filial mexicana es de gran importancia para el Grupo, pues para el cierre de 2015 ya reporta mayor ganancia antes de impuestos que España, dos mil 700 millones de euros, en tanto que las operaciones en la península ibérica tan sólo alcanzaron mil 400 millones de euros, mientras que el margen de intereses que generó México al Grupo BBVA fue de 32% y en España de 24 por ciento.

El informe anual que reporta el Grupo menciona que dentro de las claves de las operaciones en México, continúa un crecimiento de doble dígito tanto en créditos como en depósitos, además de una mejora en la cartera minorista. El margen bruto creció 8 por ciento.

La banca pequeña se hace grande

La sorpresa la da Compartamos Banco, pues aunque sabemos que comenzó operaciones en 1990 y en 25 años se ha convertido en un banco líder en microfinanzas —atiende a 27 millones de clientes en México, Perú y Guatemala, que este año alcanzaron los mil millones de dólares en ingresos—, se coloca en segundo lugar en nuestro ranking mediante su modelo de negocios y un firme compromiso con la responsabilidad social.

Hace algunos años un ejecutivo bancario comentó que la institución que les empezaba a hacer ruido era Banco Azteca, que por estar focalizado hacia el sector de la población de bajos ingresos, muchos estimaron que el crecimiento de dicha institución podría ser incierto. Sin embargo, el propio directivo argumentó: “La población de bajos ingresos representa el 70% de este país, hagan cuentas...”.

Banco Azteca sustenta su modelo de negocios de la siguiente manera: la sólida captación tradicional de ventanilla, en una colocación de recursos en créditos de baja duración y políticas conservadoras en cuanto a las inversiones de tesorería, permiten a la institución contar con una estructura de su balance adecuada para hacer frente a los compromisos de corto plazo.

Aunque como muchas empresas en México, también se vio afectada por la devaluación del peso frente al dólar. Su crecimiento en ingresos totales disminuyó, así como su ganancia total medida en dólares. Aunque bajó su tasa de morosidad al pasar de 9.35% en 2014 a 5.27% en 2015, sigue tratando de sanear sus finanzas y controlar su riesgo.
El banco opera en México mil 765 sucursales, se coloca en segunda posición y tiene presencia en Perú, Guatemala, Honduras, El Salvador, Panamá y Brasil, aunque en este último país no le fue de la mejor manera. El pasado 8 de enero anunció el proceso de liquidación extrajudicial de la institución bancaria en aquella nación, ya que los resultados no fueron los mejores.

El año pasado compraron Blockbuster por 400 millones de pesos para asegurar los 300 locales de esta cadena, que ahora se llaman The B Store, e intenta acercar el mercado de clase media al Grupo Salinas. Aunque se oyeron fuertes rumores acerca de que el grupo compraría a Banamex, esto ya no fue confirmado. Ahora mismo, parece ser que el crecimiento de Banco Azteca nadie lo detendrá, sin embargo, se encuentra en un sector volátil y los movimientos tendrán que ser bien pensados.

Los bancos que operan en México se hacen cada día más grandes y fuertes. En otros tiempos resonaba el eslogan de una institución bancaria que se anunciaba como “El Banco Fuerte de México”, pero su competencia se sigue multiplicando.

Metodología del ranking

Para la elaboración del rankig se contemplaron las 45 instituciones que operan en nuestro país con la información emitida por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) correspondiente a diciembre de 2015 y para la información operativa el cierre es a noviembre. Se hizo la conversión a millones de dólares de los estados financieros analizados y en el caso del estado de resultados se tomó el tipo de cambio promedio anual de 15.85 pesos por dólar, mientras que para el balance general se utilizó el tipo de cambio registrado al cierre de diciembre de 2015: 17.20 pesos por dólar. Estos tipos de cambio se tomaron de los publicados del 1 de enero de 2014 al 31 de diciembre de 2014 en el Diario Oficial de la Federación.
En cuanto a la información respectiva a índices, tanto del ROA, el ROE como del Imor se consideraron los montos en pesos y fue tomada tal cual aparece en el documento publicado por la CNBV.

Se establecieron cuatro parámetros fundamentales para la construcción del ranking:

1. ROE (40%). Es un indicador de eficiencia de recursos; la fórmula para obtener este índice es resultado neto entre el capital total y la rentabilidad sobre el patrimonio (Return On Equity), dicho en otras palabras, es el cociente entre el beneficio neto y el capital propio. Por tanto, mide cuánto ha ganado un banco en relación con la inversión de los accionistas. Al ser uno de los principales indicadores se le otorgó un peso de 40 por ciento.

2. Ingresos (30%). Es un indicador de riesgo en los fondos prestables. El sistema bancario se mueve en función del riesgo y el negocio del banco es manejar su riesgo adecuadamente. Esto quiere decir que a mayor cantidad de recursos que opera la institución financiera, mayor será el peligro de cotingencia que correrá. Puede haber instituciones que tengan una rentabilidad muy buena, pero manejan una cantidad de recursos limitados y esto permite que su riesgo sea controlado. Por ello, a mayor cantidad de recursos, existirá mayor probabilidad de que la cartera vencida aumente.

3. Índice de Morosidad (20%). El índice de morosidad corresponde a la cartera de crédito vencida como proporción de la total. Es uno de los indicadores importantes de una cartera de riesgo. La fórmula es la siguiente: Imor es igual a la cartera vencida entre cartera total y se considera cartera total vencida cuando los acreditados se van a concurso mercantil o cuando no se han cubierto los intereses de acuerdo con el contrato pactado.

4. Número de sucursales (10%). Después nos dirigimos a un elemento de servicio, el número total de sucursales de la institución financiera, pues dentro de los múltiples beneficios para los clientes destaca la posibilidad de que los haya en cualquier lugar de la República para poder atender requerimientos. Aunado a poder contar con efectivo a cualquier hora del día sin que éste genere un costo adicional para el cliente, dado que ya en varios de los cajeros se pueden hacer pagos de servicios y depósitos en efectivo.

A la vez se realizaron cinco subrankings: ROE, ROA, Ingresos, Imor y número de sucursales. Por tanto cada banco cuenta con cinco posiciones en cada uno de los subrankings; la número uno cuenta con toda la puntuación total, es decir 100 puntos. Por 40 puntos de ROE, 30 puntos de Ingresos, 20 puntos de Imor y 10 puntos se sumaron las puntuaciones totales y fue el índice final.