Cielito Querido Café, una experiencia de sabor

YOSELÍN MARTÍNEZ

Con un evidente toque mexicano y el valor estético de la cultura popular latinoamericana, Cielito Querido Café forma parte de un sector comercial de gran importancia para México; sabores y esencias que estimulan un avasallador crecimiento en la industria cafetera.

En un “plan de expansión agresivo”, la cadena mexicana —que actualmente cuenta con 55 unidades en la Ciudad de México, Querétaro y Toluca— planea abrir este año 20 tiendas, contempladas en León, Morelos y parte del Bajío, con una inversión que oscila entre los 3 y 4 millones de pesos por establecimiento, dependiendo de la ubicación.

“La gente nos ha acogido muy bien. Traemos un tema muy fuerte de consolidación de marca y de estandarización de operación. Es un momento muy importante y siempre tratamos de evocar momentos cielito; de dar los mejores estándares de calidad sin perder la espiritualidad y magia de la marca”, señaló Brenda Montero, directora general de la empresa.

Además del concepto que permite una amplia diversidad de audiencias, con un producto plenamente atemporal, Cielito Querido Café cuenta con proveedores y productores 100% mexicanos, provenientes de los principales fabricantes de café y chocolate, ubicados en Oaxaca, Chiapas y Veracruz.

Si bien la competencia en el mercado representa un reto, para Brenda Montero, CEO de la firma, no es más que un motivo de superación y la certeza de que los consumidores admiten el concepto que ofrece la cadena con gran deleite.

“Agradecemos a nuestros competidores su presencia y la versatilidad de servicios, bebidas y experiencias, porque eso nos hace más fuertes y nos permite creer en la firme convicción de que nuestro concepto es bien recibido”, indicó en entrevista.

El equipo de trabajo que hace posible el funcionamiento de las cafeterías es considerado por los directivos un “cómplice” del desarrollo comercial. Todo empleado debe realizar un entrenamiento de 30 días que le permita conocer la historia del negocio y la importancia de entregar una taza de café de la más alta calidad.

“Tenemos diferentes procesiones en la estructura de la empresa. Existen casos de éxito, como nuestro primer ‘compa’ —seudónimo con el que se conoce a los trabajadores de Cielito—, que ya es un gerente de operaciones. Eso somos, una gran familia”, aseveró.

La cadena mexicana arrancó el año con números positivos, pero también, con la necesidad de crear más espacios de unión. Actualmente, el principal reto de la empresa es llegar a todos los rincones de México y satisfacer más paladares con la experiencia que sólo Cielito Querido Café puede ofrecer.

Apoyo familiar, la clave del éxito

La inserción de las mujeres en el mercado de trabajo denota una situación limitada; a pesar de ello, en años recientes es visible la cesión de puestos directivos al sector femenino, quien continuamente coordina actividades del hogar con su vida profesional.

La familia no está peleada con la superación laboral, aseguró Brenda Montero, experta en la industria de QSR en México y Latinoamérica, y directora general de Cielito Querido Café.

Con una larga trayectoria en empresas como Krispy Kreme y McDonald's, la actual líder de la cadena de cafeterías considera fundamental el apoyo familiar para alcanzar el éxito.

“Soy muy afortunada, tengo un gran marido que es parte fundamental de lo que he logrado; siempre está a mi lado y con su apoyo he podido llevar esta trayectoria. Trato de coordinar mis tiempos, aunque no siempre es fácil poner en una balanza la familia y el trabajo, pero lo hago”, aseguró.

La cadena mexicana, bajo la dirección de Brenda Montero, espera conquistar nuevos desafíos, como llegar en próximas fechas a otros lugares de interés; explorar nuevos formatos y entrar al mercado estadounidense para el 2017.