¿Cuánto se han incrementado los precios de la vivienda en la CDMX?

En el territorio nacional los precios de las viviendas se han incrementado de 2012 a 2015. En la CDMX, el aumento está entre 21 y 28%, y en estados como Baja California o Nuevo León se constató un crecimiento entre 8 y 16%. En consecuencia, rentar o comprar un departamento es ahora más caro, según el estudio de la situación Inmobiliaria en México de BBVA Bancomer.

¿Qué explica este aumento de precios? El portal inmobiliario Lamudi, señala los siguientes puntos para comprender la situación.

Economía y política

Uno de los criterios importantes que afecta el precio de los inmuebles en México es el valor del dólar estadounidense. Esto porque el alza de esta unidad monetaria tiene un impacto directo en el precio de insumos como el cemento, que se vuelven más caros. También, si las propiedades se venden o se arriendan en dólares, la cotización del dólar afectará su precio.

Una economía nacional recesiva puede alzar el precio de los inmuebles ya que la construcción de estos bienes se disminuye y, por eso mismo, su oferta. El mismo efecto pueden tener políticas gubernamentales como el incentivo de programas crediticios, reformas fiscales que incrementan gravámenes o la regulación de las tasas de interés que favorecen a compradores. El sector privado se puede aprovechar de las buenas condiciones de los compradores para aumentar los precios de las viviendas en venta.

Oferta y la demanda

Si la oferta es escasa, entonces lo normal es que el monto requerido para adquirir o rentar sea más elevado, esto porque la competencia entre vendedores es reducida, lo cual les permite fijar precios sin prestar demasiada atención a la competitividad de su producto. Una alta demanda comprende precios elevados, pues, en este caso, atraer al comprador no es una preocupación fundamental. Reformas políticas de gran envergadura como la energética aprobada en 2013, suelen ocasionar una buena demanda inmobiliaria pues se necesitan espacios industriales, de oficinas y también aquellos habitacionales.

Orden urbano y buenas condiciones sociales

Un inmueble puede experimentar una depreciación o plusvalía importantes debido a fenómenos urbanos o de tipo social. Por ejemplo, recientemente trascendió que, en determinadas zonas de Ciudad Juárez, por falta de orden en la zonificación, algunas viviendas se habían depreciado entre 10 y 40%. En cambio, si se llegara a construir el Corredor de Chapultepec, los bienes raíces circundantes se beneficiarían de una plusvalía de 20%.

Según predicciones de la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) en su último estudio sobre el estado actual de la vivienda en México, en 2030 habrá en México 40.8 millones de viviendas, lo que representará, desde 2011, un incremento de 11.6 millones de hogares. Paralelamente, si se considera el aumento de la construcción de departamentos en el país, los edificios verticales para habitación representarán una buena parte del porcentaje total de viviendas en 2030.

Por ejemplo, en la metrópoli queretana en 2015, se verificó que cada mes se colocaban en el mercado, como promedio mensual, 140 departamentos residenciales verticales, con precios alrededor de los 300 mil pesos.