El legado de los Panama Papers

ALFONSO MORALES IBAÑEZ*

Los Papeles de Panamá no imaginaron que serían una rica herencia para el sector constructor mexicano. Esos manejos de evasión fiscal, triangulación financiera y opacidad representan ahora un parteaguas para frenar las prácticas no lícitas y sobornos en las construcciones públicas y privadas donde los sobornos representan hasta el 33% de los costes totales de las obras.

Cuando en la esfera mediática aparece un gran escándalo la sociedad exige cambios fundamentales. Es la oportunidad, entonces, de abrirse a nuevas políticas de operación e instrumentar mecanismos que minimicen los riesgos de fraudes. A partir de ahora se abre una oportunidad al sector constructor de generar lineamientos que permitan la ética y transparencia en todas las empresas que integran al sector económico que reporta el 7% del PIB en México.

TE PUEDE INTERESAR: 10 paraísos fiscales además de Panamá

¿Cuáles son las políticas que deben instrumentarse? Los lineamientos aconsejados por diversos organismos nacionales e internacionales, son los siguientes:

1. Compromiso con la integridad, los valores éticos y el estado de derecho. No basta enunciarlo como valores corporativos sino vivirlos con el ejemplo y rehusarse a entregar mercancía con mala calidad, mentir a los clientes, tratar de sacar ventaja de los proveedores como postergar fechas de pago y acciones similares. Se debe predicar con el ejemplo en todos los niveles de la organización además de establecer políticas claras de ética.

2. La apertura y compromiso de las partes interesadas. La promoción del diálogo y generación de acuerdos debe ser una práctica desde el nivel formal al operativo.

3.Definir los egresos en términos de beneficios sustentables económicos, sociales y ambientales. Esto permitirá poner en “blanco y negro” erogaciones no abatibles del negocio.

4. Establecer las intervenciones necesarias para optimizar el cumplimiento de los egresos estimados. Este punto se refiere a la institucionalización de cada etapa de los proceso de creación, producción y logística empresarial. Al tenerse identificados cada eslabón de la cadena de suministro se minimizan riesgos de duplicación de trabajo o multitareas de un solo miembro del equipo, lo que redunda en la transparencia operativa.

5. Desarrollar la capacidad de la empresa. Esto incluye la habilidad de su liderazgo y de los individuos que la conforman. La observación permanente del desempeño optimiza procesos de coaching y desarrollo individual, por áreas y de manera conjunta. También permite identificar en tiempo real áreas de oportunidad.

6. Administración de riesgos y desempeño a través de control internos y una fuerte administración financiera. Contar con auditorías no previsibles reduce significativamente cualquier posible fraude a la empresa.

7. Desarrollo de buenas prácticas en transparencia e informes para una efectiva rendición de cuentas. Involucra a cada área en el perfeccionamiento del core business y alienta operaciones que mejoren creatividad y desempeño.

*Fundador de LMI, consultoría empresarial integral