Donald Trump y los jinetes del Apocalipsis para México

TEODORO MARTÍNEZ CASTILLO*

En el Índice Global de Competitividad México aparece en el lugar 57 debajo de países como Turquía e Italia y obtiene 4.3 en una escala del uno al siete. Sin embargo, los empresarios mexicanos vaticinan que se recrudecerán los problemas del país de asumir Donald Trump, virtual candidato republicano, la presidencia de Estados Unidos.

Donald Trump aún no esboza sus planes de política económica. Se limita a enumerar que reactivará el crecimiento económico en su país, estimulará la creación de empleo, elevará salarios reales, reducirá el déficit fiscal y comercial y disminuirá el monto de la deuda total. ¿Cómo? Eso no lo ha dicho. Pero los problemas están al acecho por sus preocupantes declaraciones.

TE PUEDE INTERESAR: Donald Trump odia a México ¿por qué?

Estos son los jinetes del Apocalipsis que ya anuncia el magnate estadounidense de los bienes raíces para México:

Hambre. Construcción de un muro fronterizo de más de 1,600 kilómetros pagado por México y el coste sería de 10,000 millones de dólares. Para ello se modificaría una norma dentro de la ley antiterrorismo para cortar los envíos de dinero a México hasta que se realice el pago. México perdería más de 25,000 millones de dólares por el bloqueo de remesas. Esto generaría graves consecuencias para la economía y hogares de México.

Guerra. Aumentar el coste de las visas. Actualmente tiene un precio de 160 dólares la de 10 años. Trump asegura que aumentaría la tarifa por este servicio o de plano lo cancelaría. “No te quiero en mi país” es el mensaje en el que subyace un claro sentido bélico.

Muerte. Trump anuncia aumentar hasta 45% las tarifas de los productos mexicanos y chinos. Vale recordar que Estados Unidos es el principal socio comercial de México y ambas naciones comparten una balanza comercial de 121,985 millones de dólares con un superávit para México. El gobernador del Banco de México, Agustín Cartens, dice que la posibilidad de que Trump gane las elecciones en Estados Unidos se refleja “implícitamente” en los modelos de riesgo del banco central.

Peste. Deportar a 11 millones de ilegales lo que representa hasta tres por ciento de la población estadounidense. De ellos casi el 50% son mexicanos. En el 2014 había 5.6 millones de inmigrantes mexicanos no autorizados que vivían en Estados Unidos de acuerdo al Centro de Investigación Pew.

Ante este panorama los inversionistas buscan que su cartera sea a “prueba de Trump”. Las recomendaciones son:

  • No invertir en bancos. Trump es autoprocalmado héroe de la gente enojada y es poco probable que apoye a los bancos. Critica la Ley Dodd-Frank que habla de reforma financiera y de protección de los consumidores pero por instinto es hostil hacia Wall Sreett.
  • No esperar una recuperación de los bonos del Tesoro norteamericano. Mientras el Tea Party del partido republicano está ansioso por achicar la deuda, Trump hizo una carrera basado en el apalancamiento. Así resulta paradójico que prometa deshacerse de una deuda de 15 billones de dólares en ocho años y simultáneamente prometa creación de empleos, impulsar el crecimiento y proteger subsidios.
  • Esperar volatilidad cambiaria. Trump proclama el proteccionismo comercial y Clinton simultáneamente baja su apoyo a la Asociación Transpacífico.
  • En resumen, si se quiere invertir en fármacos, carros, tecnología u otra cosa, sería incierto si basaran su elección sólo en razones de libre mercado o economía. El populismo ahora tiene importancia para las inversiones como para la política.

*Vicepresidente de la Asociación de Empresarios e Industriales del Estado de México