Mejora el negocio con una oficina virtual

DANIELA WLADISLAWOSKI LONDON*

El concepto de oficinas virtuales inició su peregrinar por México en el año 2005, con una atrevida apuesta de unas cuantas empresas visionarias que iniciaron el desarrollo de un mercado que no imaginaba la multiplicidad de servicios que obtendría al contratar esta clase de servicio.

Bastaron dos años para que los proveedores de servicios de oficinas virtuales comenzaran a obtener los primeros frutos, principalmente entre pequeñas y medianas empresas, emprendedores independientes y empresas trasnacionales quienes con mayor frecuencia elegían iniciar o migrar sus operaciones sin atarse a las complicaciones de un espacio físico.

Otros dos años más tarde, en 2007, los líderes en esta clase de servicios diversificaron sus ubicaciones para solucionar imponderables –como conflictos de tráfico, marchas, plantones, hoy no circula, etc.- y atender por igual sus demandas en diversos puntos estratégicos de la Ciudad de México y con una diversidad de servicios adicionales. Esa tercerización comenzó a representarles a las organizaciones –nuevas y consolidadas- una inversión inteligente que se adaptaba a sus requerimientos específicos.

Pese a las barreras culturales, Oficinas IBS fue una de las empresas proveedoras de estos servicios que, desde el 2005 y hasta la actualidad, logró abarcar a un segmento de profesionistas independientes como médicos, psicólogos, abogados, arquitectos, diseñadores, etc., en especial aquellos que trabajan de manera freelance y operan también desde la provincia mexicana, principalmente Mérida, Cancún, León, Querétaro y Villahermosa. Entre los servicios más demandados se encuentran: atención telefónica, renta de salas de juntas y oficinas por hora, así como domicilio comercial y fiscal.

Una de las tendencias en el sector de oficinas virtuales es la reducción de costos de operación y tomarlos como inversión para el crecimiento de las empresas y/o negocios. Por este motivo dentro del mercado, la firma ofrece servicios de excelencia con direcciones y centros de negocios de primer nivel a precios realmente justos y accesibles para el perfil de clientes con los cuales colabora.

Las oficinas virtuales han evolucionado para convertirse en centros de negocio y de coworking, que brinda otra interesante propuesta de trabajo que además de bajar costos, genera redes de negocios y mantiene conectados de manera creativa y divertida a muchas personas que pueden o no estar en la misma industria que el usuario, pero que al final ambas suman para la profesión.

Con la próxima apertura del centro de coworking –con oficinas físicas de primer nivel- en Santa Fe, la mirada hacia el futuro es que Oficinas IBS se convierta en proveedor de servicios de oficinas en una plataforma para hacer negocios que incluye la parte física y virtual pero a su vez muchas más facilidades.

Es la primera y única empresa del sector en tener una aplicación móvil para los usuarios desde donde pueden reservar oficinas, recibir recados e inclusive revisar en tiempo real su estado de cuenta e inclusive pagarlo. Las oficinas virtuales, centros de negocio y coworking tienen anticipado el futuro con soluciones que permiten a las organizaciones dedicarse a lo suyo y olvidarse de lo demás.

*Directora de Relaciones Públicas Oficinas IBS