La competencia beneficia a Pemex

Debido a que el precio de la gasolina se ha incrementado y a que las nuevas empresas distribuidoras de combustible tienen que usar los servicios de Pemex, lo que representa un fuerte gasto en logística, la más beneficiada en realidad será la paraestatal.

Así lo señaló el doctor Jesús Valdés Díaz de Villegas, académico del Departamento de Estudios Empresariales de la Universidad Iberoamericana, con respecto a la presentación de la nueva imagen de Oxxo Gas por parte de FEMSA, que tras 20 años de ofrecer el servicio bajo la marca de Pemex, anunció la próxima apertura de 355 estaciones en 14 estados del país.

“A quien favorecerá más esto será a Pemex, al quitarle carga distributiva”, dijo el experto. Además, ante la situación de deuda de la empresa, Pemex vería aliviada su situación, lo que podría ser un elemento que contribuya a su gestión y a dejar atrás los números rojos.

La aparición de nuevas empresas distribuidoras de combustible, dijo, no representará necesariamente una utilidad real y considerable para estas, ya que este tipo de movimientos tiene un enfoque más orientado a lo político, con el fin de activar y hacer funcionar lo prometido en la reforma energética.

Apuntó que la entrada de más empresas concesionadas al negocio de la distribución de gasolina y diésel fomentará en los consumidores la expectativa de una baja de precios, lo cual es poco probable que suceda.

Los anhelados precios bajos podrían presentarse, acaso, los primeros días de funcionamiento independiente de la marca, pero por mera estrategia de posicionamiento, señaló el académico.

El catedrático previó que, incluso cuando termine el periodo de las pruebas piloto para las nuevas empresas distribuidoras, será muy difícil que el precio de la gasolina disminuya, debido a que, además de la devaluación del peso ante el dólar, México sigue importando más productos de petróleo que los que exporta.