SÍNTESIS: Economía Mundial y la afectación al peso

SALVADOR CERÓN
Director de STF Consulting Group

La debilidad del crecimiento del comercio aunado a las distorsiones financieras continúan afectando negativamente el ritmo de crecimiento de la economía mundial. En general, la economía mundial se mantiene en una “trampa de bajo crecimiento” con un comercio deprimido, al igual que la inversión, la productividad y los salarios, lo cual conduce a su vez a una nueva revisión a la baja de las expectativas y menor demanda.

Las proyecciones de la OCDE prevén que el crecimiento de la economía global en 2016 tendrá una ralentización marginal al 2.9% desde el 3.1% registrado en 2015, para mejorar modestamente a 3.2% en 2017, aún por debajo de los promedios de largo plazo de 3.75%. El débil crecimiento, combinado con una alta desigualdad y estancamiento de los ingresos están complicando más el ambiente político y se requiere una respuesta más contundente en la aplicación de políticas fiscales, estructurales y comerciales para impulsar el crecimiento.

Estados Unidos

La Reserva Federal de Estados Unidos decidió mantener sin cambio su tasa de interés, dejando claro que es posible que la tasa de los Fondos Federales aumente antes de que concluya este año, el país tiene las condiciones internas para reiniciar el proceso de normalización financiera. Sin embargo, decidió esperar para confirmar el desempeño hacia sus objetivos de máximo empleo e inflación de 2%. Los aumentos posteriores serán más graduales, con tasas menores a las previstas al cierre en los próximos años -por ahora- los mercados esperan un aumento de 25 puntos base en diciembre próximo.

Economía mexicana

La Oferta y la Demanda Agregadas observaron una desaceleración en el segundo trimestre de 2016 al registrar un crecimiento real anual de 2.1% desde el 2.4% del primer trimestre. El consumo interno continúa como motor impulsor de la economía; sin embargo, se está moderando y de manera más acentuada en la inversión. El consumo privado creció en el segundo trimestre 2.6% desde el 3.3% del primero, este componente representa el 67% del PIB nacional.

Durante septiembre el tipo de cambio registró una de las más altas depreciaciones entre las economías emergentes debido a la incertidumbre generada de las posibles repercusiones que podría traer para México el resultado del proceso electoral de EU. La percepción de triunfo de H. Clinton después del primer debate se reflejó en una recuperación del tipo de cambio interbancario al ubicarse en 19.37 pesos por dólar después de alcanzar niveles cercanos a los 20.00 pesos por dólar. En esta apreciación también influyó el acuerdo logrado por la OPEP para fijar un techo en la producción de petróleo a partir 2017.

Dado el persistente riesgo de que la volatilidad en los mercados internacionales y nacionales se recrudezca, el Banco de México decidió incrementar el objetivo para la tasa de interés interbancaria a un día en 50 puntos base para ubicarse en 4.75%, a fin de mantener la inflación y sus expectativas bien ancladas, lo que a su vez coadyuvará a una mayor estabilidad financiera. Sin embargo, el efecto inmediato sobre el tipo de cambio no fue el esperado. El dólar interbancario aumentó ligeramente para cerrar septiembre en 19.38 p.d. en un momento donde la atención de los inversionistas está más centrada en las elecciones presidenciales de E.U. que en un precio del petróleo que se está recuperando hacia los 40 dólares; y las políticas monetarias y financieras están orientadas a fortalecer los fundamentos macroeconómicos del país.