Bardahl inicia batalla legal contra Formula One

Bardahl de México comenzó una batalla legal en contra de la firma internacional, Formula One Licensing, la cual promueve el Gran Premio de autos, porque pretende explotar y demanda la nulidad y propiedad de las marcas Fórmula 1 y F1, esto a pesar que la empresa de aceites y lubricantes aditivos obtuvo el registro de marca desde hace más 37 años.

La situación se da a pesar que dentro de los archivos del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), Bardahl se encuentra como titular de los registros de la Fórmula 1 para aceites anticorrosivos, productos químicos industriales y aditivos para combustibles de motores de vehículos.

El abogado de Bardahl, Oscar de la Torre, indicó que la compañía extranjera, en la categoría de aceites para autos, vendió la licencia a terceros, como Quaker State, para utilizar dicha marca.

Bardahl presentó una demanda para evitar la explotación de las marcas en la publicidad de empresas ajenas y competidoras.

La compañía espera que entre el 25 y 26 de octubre próximo el IMPI haga el conocimiento de su fallo, en el cual considere que la marca la obtuvo la firma de aditivos desde el 31 de octubre de 1979, mientras que la empresa holandesa obtuvo el registro en 1985 para eventos deportivos.

De la Torre, consideró que se espera que el IMPI prohíba a la firma holandesa utilizar la marca en aceites lubricantes y aditivos, y de no atenerse a la resolución podría haber sanciones.

El Instituto que protege las marcas en México aseveró que en sus registros, el titular de la marca es Bardahl, sin embargo, están en medio del procedimiento para definir cuál es el daño al publicitarse Quaker State con la licencia de Formula One, este análisis podría llevar hasta ocho meses en resolverse.

A pesar de ello, De la Torre indicó que tomaran medidas provisionales; como prohibir de inmediato la comercialización de los productos, asegurar bienes, retirar de circulación todo el material, objeto, empaque que afecte los derechos del dueño del registro.

Estas acciones "pueden ser solicitadas previo a iniciar el procedimiento de declaración administrativa de infracción, al inicio del procedimiento o bien durante el mismo y se ordenan siempre y cuando se cumpla con los requisitos señalados en la misma ley”, indicó el IMPI.

El IMPI expuso que de encontrarse culpable la empresa por vender una licencia de uso de marca sin poseer el registro las sanciones irían de; 20 mil días de salario mínimo general vigente; una multa adicional por 500 días de salario mínimo por cada día que persista la infracción; clausura temporal por 90 días, clausura definitiva; y arresto administrativo.

“No es el fin de Bardahl cobrar, el fin es que se respeten las marcas… Bardahl tiene las marcas en las clases de aceites lubricantes y aditivos para la marca automotriz y hay otra que ellos (Formula One Licensing) tiene para eventos deportivos. Pero ellos nos demandan el uso de la marca y el IMPI no les da la razón, lo que quiere decir que ellos conservan el derecho de eventos deportivos y nosotros de aceites y lubricantes”, dijo De la Torre.