Profesionalización empresarial en el país, urgente

México es un país en el cual todos los días nacen cientos de empresas, pero también diariamente cierran sus puertas centenares de negocios.

Las cifras oficiales que recopiló el Instituto Nacional de Estadística y geografía (INEGI) en su estudio “Esperanza de Vida de los Negocios”, señalan que únicamente el 30% de los negocios que se abren logran sobrevivir los primeros cinco años de vida y sólo una de cada 10 logra mantenerse por 20 años.

Incluso estudios privados indican que el 80% de las empresas quiebra antes de cumplir un año, debido a la falta de previsión financiera y a que sólo el 20% de los propietarios están capacitados para administrar un negocio.

En términos generales México es un país poco empresarizado, sobre todo si se toman en cuenta algunas estadísticas. Por ejemplo, en Estados Unidos existen alrededor de 32 millones de empresas para una población de 318 millones de habitantes, lo que da como resultado un promedio de una empresa por cada 10 habitantes.

En México, de acuerdo con el Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas, elaborado por el INEGI, con base en los censos económicos de 2014, hay 4, 230,745 establecimientos para una población de 129, 137,481 habitantes, lo que da un promedio de 30.5 habitantes por cada unidad económica.

Si se analizan las cifras oficiales de México y Estados Unidos, resulta que en el vecino país del norte, existen tres veces más empresas por habitante que en México, lo que deja a nuestro país en un incipiente nivel de empresarización.

La empresarización de un país puede medirse por diversas formas. Una de ellas es dividiendo el número de unidades económicas censadas existentes en una localidad, estado o país, entre la población específica de ese lugar.

Sin embargo, en el caso de México este nivel de empresarización, puede resultar poco significativo, ya que muchos de los 4, 230,745 establecimientos censados suelen ser negocios poco serios o incluso “changarros” como se le dice coloquialmente a algunos de los negocios que no cumplen con sus obligaciones empresariales como las fiscales o las gremiales.

Sólo 20% cumple sus obligaciones

Uno de los hechos más graves que sucede en el país en materia de empresarización es que son muy pocas las empresas establecidas que cumplen todas sus obligaciones, incluyendo las gremiales como la afiliación al Sistema de Información Empresarial Mexicano (SIEM), el organismo que creó el gobierno federal para manejar las estadísticas de establecimientos que se afilian a alguna cámara u organismo
empresarial.

Hace dos décadas, antes de que se eliminara la obligatoriedad de afiliación de las empresas a las cámaras, el Consejo Coordinador Empresarial presumía tener a más de dos millones de empresas adscritas a sus organismos.

Hoy la realidad es que únicamente existen 711,038 afiliadas al SIEM, lo que significa que únicamente el 20% de las unidades censadas por el INEGI cumple con la obligación (más moral que legal) de pertenecer a algún organismo gremial. Esto, de alguna manera, reduce la verdadera representatividad de muchas cámaras y asociaciones de la iniciativa privada.

En este sentido, Mundo Ejecutivo elaboró un Índice de Empresarización, basado en dos fuentes primarias de información, la de los censos económicos y la del SIEM, con lo que estableció dos subíndices. En el primero, como se menciona en párrafos anteriores, el coeficiente de empresas censadas por habitante es de 30.5 ciudadanos
por cada unidad.

 mundo-estados

En el segundo, el Subíndice SIEM, se dividió al total de las empresas afiliadas entre el número de habitantes del país (y de cada uno de los estados) y se encontró un coeficiente de 182 habitantes por cada empresa registrada en ese Sistema.

Paralelamente, también para conocer el nivel de empresarización que existe en el país y en cada una de sus entidades, se mencionan las empresas que aparecen en el Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas como “S.A. de C.V.” y se encontró que hay un total de 352,252 establecimientos que ostentan en su nombre esas siglas comerciales.

Si a las siglas S.A. de C.V. se le incluyen otras comerciales como S.R.L. de C.V. o S.C, o S.P.R o S.A.B, el número llega apenas a 400 mil empresas con siglas comerciales, lo cual representa la mitad de las empresas afiliadas al SIEM y menos del 10% del total de empresas registradas en los censos.

Incluso, también para conocer más de cerca el nivel de empresarización del país y de las 32 entidades de la República, se tomaron en cuenta los establecimientos de más de 250 trabajadores que aparecen en el DENUE. La cifra es de apenas 10,843 empresas con estas características.

Con base en todas estas estadísticas puede afirmarse que México es un país en el cual urge un mayor nivel de profesionalización de las empresas o de empresarización, para poder estar al nivel de los principales socios comerciales como Estados Unidos.

Estados paradójicos

Las cifras y los coeficientes de empresarización por cada entidad de la República permiten afirmar que en términos generales existe una fuerte disparidad entre los diferentes estados. Hay algunos que cuentan con muchas unidades económicas, pero con pocas empresas que cumplen sus obligaciones.

En este sentido, por ejemplo, destaca el caso de Morelos, que se encuentra en el primer lugar nacional en empresas censadas por número de habitantes. Sin embargo se ubica en uno de los peores sitios (el número 30) en proporción de empresas afiliadas al SIEM por número de morelenses.

Otro de los resultados interesantes es que algunos de los estados que han mantenido un crecimiento sostenido en años recientes son de los que tienen un mayor equilibrio en empresarización como son los casos de Querétaro y Yucatán, que se encuentran el primero y segundo lugar, respectivamente, en su coeficiente de número de habitantes por cada empresa registrada ante el SIEM.

Una más de las conclusiones de este reportaje es que existe una vinculación entre la escasa empresarización y el bajo nivel de desarrollo de las entidades. Concretamente algunos de los estados más marginados Chiapas y Guerrero se ubican en los lugares 31 y 32 en el subíndice SIEM, con más de mil habitantes por cada empresa registrada ante ese sistema.

En este sentido, vale la pena mencionar que precisamente una de las recomendaciones para los nuevos gobernadores que acaban de tomar posesión o que están próximos a asumir el mando de sus entidades, es que promuevan los niveles de empresarización como una forma de ir reduciendo los rezagos sociales, en coordinación con un aumento de la inversión por parte de los hombres de negocios y de las organizaciones empresariales.

Empresarización e informalidad

Aunque no puede decirse que sea una norma –porque hay varias excepciones- uno de los hechos que aparecen con cierta frecuencia en este reportaje, es que los estados que tienen mayor empresarización también tienen un bajo nivel de informalidad, medida de acuerdo con las estadísticas del INEGI sobre ocupación empresarial al cierre del primer semestre de este 2016.

Llama la atención que los dos estados más jóvenes de la República Mexicana, Baja California Sur y Quintana Roo se encuentra bien posicionados en lo que se refiere a número de habitantes por cada empresa afiliada al SIEM, lo que permite deducir que ahí se gesta una nueva clase empresarial que sí toma en cuenta muchas de las obligaciones de la iniciativa privada.

Hay muchos datos que pueden resultar interesantes para el lector, como son tal ves los de los estados más desarrollados del país. Por ejemplo, llama la atención que el estado de México, el más poblado del país, casi con el doble de habitantes que la ahora ciudad de México (antes Distrito Federal), tiene menos empresas registradas en todos los rubros que la capital del país.

Otro descubrimiento interesante es que el estado que tradicionalmente ha sido considerado el de mayor influencia de la iniciativa privada (por su activa participación incluso en política nacional y local), Nuevo León, mantiene un bajo nivel de empresarización medida a través los subíndices INEGI y SIEM. Sin embargo, es uno de los que tiene mayor número de empresas de más de 250 trabajadores y más unidades económicas registradas con siglas comerciales como S.A. de C.V.

Una aclaración pertinente es que no siempre las entidades con más empresas registradas (ante el SIEM o el INEGI) son las que se encuentran en los primeros lugares de los subíndices elaborados por Mundo Ejecutivo, ya que en los cuadros y en la información detallada por cada uno de los estados, se tomó en cuenta la proporcionalidad de empresas por número de habitantes.

Adquiere la Revista Mundo Ejecutivo "32 Oportunidades de Inversión" en puestos de revistas y locales cerrados